• 21 DIC 2017
    0 Comentarios
    ¡CUÍDATE DE LOS EXCESOS NAVIDEÑOS!

    Se acerca una de la época más bonita del año, la Navidad. Estos días suponen un reencuentro con toda la familia, ver de nuevos a los amigos de la infancia, compra de regalos… y, por supuesto, es época de los excesos navideños especialmente en forma de comidas y cenas de celebración y alguna que otra fiesta o salida en la que el alcohol es uno de los grandes protagonistas.

    Por eso, hoy queremos dejaros por aquí una serie de consejos para que disfrutéis a lo grande de estos días y de estas reuniones pero no perdáis ni la forma ni sufráis excesivos cambios de peso.

    Por supuesto, de vez en cuando nos podemos dar algunos caprichos, ¡que para eso solo se vive una vez! Pero si los controlamos y hacemos las cosas bien, podremos disfrutar de la Navidad sin sentirnos mal ni que nuestra conciencia se remueva lo más mínimo.

    En primer lugar, tenemos que saber cómo comer. No se trata de dejar de comer estos días. Al contrario, hemos de disfrutar de la comida pues es uno de los mayores placeres de la Navidad. Sin embargo, si vamos a cocinar nosotros, conviene que lo hagamos lo más limpio y sano posible, pues todo suma y aquellos elementos nocivos que podamos evitar, ¡mejor! Además, es importante no reservarse antes de una gran comida o cena. Si llegamos con el estómago vació, arrasaremos con todo lo que veamos sobre la mesa y eso será peor. Por eso, un buen truco es realizar varias comidas, como hacemos durante nuestro día a día, y llegar sin sensación de hambre excesiva.

    blog1.2

    Durante la Navidad no tenemos que dejar de entrenar. A pesar de que son fechas en las que nuestro tiempo escasea más porque tenemos que atender diferentes compromisos, es necesario que mantengamos nuestra rutina de entrenamiento, ya sea en gimnasio, al aire libre o donde nos guste entrenar. Se puede dar el caso de que no pasemos las Navidades en casa. ¡Eso no es una excusa! Metemos la ropa de deporte en la maleta y podemos buscar un gimnasio en nuestro lugar de destino o salir a entrenar en la calle, corriendo o realizando alguna rutina de entrenamiento al aire libre. Lo más importante es mantener nuestro metabolismo acelerado para evitar que los excesos de las comidas nos pasen factura.

    No te obsesiones con no poder salir a entrenar. Los días festivos suelen alargarse con interminables sobremesas familiares o reuniones de amigos. Intenta no frustrarte si no puedes salir a entrenar. Dale la vuelta a esa situación y tómatelo como una jornada de descanso. Además, siempre puedes planificarte para realizar tu entrenamiento por la mañana y dejar el momento de la comida y la tarde libre.

    Como último consejo, nos encanta saber que tenéis nuevos objetivos para el próximo año. ¡Pero no esperéis a año nuevo! Aprovechad los días de Navidad y comenzad ya a conseguir los objetivos deportivos que os habéis marcado ya para el 2018. ¡Disfrutad de la Navidad!



Deja tu comentario

Cancelar respuesta
En directo