pretty little thing cheap clothes first marriage

the research into the connection anywhere between husband in addition to the quantity of a variety of societies was first definitely based on cheap replique rolex under $61.

remy wigs for sale are the best quality wig types available and offer the most natural look for wearers.

- Star Sport Gym - Tu gimnasio en Madrid

Siempre ha existido la creencia, más o menos generalizada, que el entrenamiento en el gimnasio era cosa de hombres. Que las mujeres no podían ni debían levantar peso para no desarrollar una gran masa muscular y que no tenía sentido ese tipo de entrenamiento. Afortunadamente, esa creencia está quedando atrás y cada vez son más las mujeres que se atreven a entrenar musculación en el gimnasio.

Como decíamos, no se trata solo de desmentir que las mujeres no pueden trabajar con cargas, sino que es conveniente que incluyan este tipo de entrenamiento en sus rutinas y trabajen, así, la fuerza para mejorar distintos aspectos y evitar posibles lesiones.

Lo primero que hay que dejar claro (y que supone el mayor mito sobre el entrenamiento de fuerza en mujeres) es que la ganancia de masa muscular es más complicada de lograr en las féminas que en los hombres. Esto se debe a las diferencias hormonales que hay entre ambos sexos. Principalmente, porque las mujeres tienes 16 veces menos testosterona que los hombres. Esta hormona es esencial para el crecimiento muscular, y las mujeres, en comparación con los hombres, tienen un déficit alto de ella. Además, poseen una cantidad de estrógenos ocho veces superior a los hombres. Esta hormona contrarresta el efecto de la testosterona.

En cuanto a la respuesta de las mujeres al entrenamiento de fuerza, esta es sencilla: no generan tanta hipertrofia muscular. Es decir, la ganancia muscular no es tan alta como puede ser en caso de los hombres. No significa que las mujeres no puedan ganar masa muscular. De hecho, el potencial de mejora es el mismo que en los hombres, pero a niveles generales, no sufrirán una hipertrofia tan alta.

Otro aspecto importante a tener en cuenta es la ganancia de fuerza absoluta y relativa. Aquí sí que las diferencias entre ambos sexos son grandes y destacables, sobre todo en cuanto a la fuerza absoluta. Con esta nos referimos al total de peso que es capaz de mover un individuo. En el caso de la fuerza relativa, esta es más pareja y se refiere al total de peso que es capaz de mover o levantar en relación a la masa corporal de esa persona.

Por tanto, como veis, es posible perfectamente que las mujeres entrenen fuerza en el gimnasio. Es más, es posible y altamente recomendable. El entrenamiento de fuerza trae numerosos beneficios (no solo estéticos). Permite tonificar y fortalecer huesos y músculos, ayuda a perder grasa y evita posibles lesiones.

¡Comparte nuestros contenidos!

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *