• 26 ABR 2017
    0 Comentarios
    ¿QUÉ COMER TRAS LOS ENTRENAMIENTOS?

    Muchas veces, tras terminar el entrenamiento, lo único que nos apetece es ducharnos y descansar, incluso meternos en la cama. Sin embargo, ese momento es crítico y fundamental ya que según actuemos tras terminar nuestro entrenamiento conseguiremos que nuestro descanso y recuperación sean buenos o no tan buenos. Y, por supuesto, nos referimos sobre todo al protocolo que vamos a seguir en cuanto a la alimentación. Existe un espacio temporal que tiene una duración de entre 30 y 45 minutos tras la finalización del entrenamiento. Este espacio es conocido como “ventana metabólica” y la principal característica del mismo es la facilidad con la que el cuerpo absorbe y sintetiza los nutrientes esenciales que necesitamos. ¿Qué significa esto? Pues que si nos alimentamos en la media hora, tres cuartos, posterior a nuestro entrenamiento, todos los nutrientes que aportemos a nuestro cuerpo serán asimilados por este con una mayor rapidez y facilidad, mejorando y aumentando el ritmo de la recuperación del organismo y dejándole a punto para la siguiente sesión. Una vez que tenemos clara la importancia de ingerir alimentos tras la finalización del ejercicio para volver a rellenar los depósitos de glucógeno de nuestro cuerpo, vamos a conocer qué tipo de nutrientes o alimentos son los ideales para tomar. En primer lugar hemos de tener en cuenta qué tipo de ejercicio hacemos y qué objetivo tenemos. Conociendo estos aspectos podremos distribuir las cantidades de nuestros nutrientes. En cualquier caso, lo más importante es saber que tenemos que ingerir proteína e hidratos de carbono. La proteína es la encargada de la recuperación y la reparación de los músculos mientras que los hidratos son nuestro combustible y es necesaria su ingesta para rellenar los depósitos de glucógeno muscular, vacíos tras el entrenamiento. comer2 A partir de esto, si nuestra actividad ha sido de cardio (correr, bici, natación, ciclo…) el uso de energía habrá sido muy alto por lo que será esencial una buena recarga de hidratos. Del mismo modo, si tu objetivo es el aumento de la masa muscular, también es necesario que aumentes un poco más la ingesta de hidratos. En ambos, casos, siempre de bajo índice glucémico, como puede ser el arroz. Este tipo de hidratos se absorben de forma más lenta. No conviene ingerir demasiadas grasas (evidentemente, menos si son saturadas) ya que estas entorpecen y ralentizan la absorción de los nutrientes anteriormente citados y no nos hacen ningún favor. Por último, no vamos a terminar este artículo sin hacer antes una mención a la importancia también de la bebida. No solo tenemos que ingerir alimentos sino que también tenemos que hidratarnos y recuperar tanto el agua como las sales que hemos perdido a través del sudor. Por eso, nada más terminar conviene beber mucha agua e, incluso, una bebida isotónica que nos permita recuperar las sales minerales perdidas, especialmente tras un entrenamiento con mucho calor y/o humedad.



Deja tu comentario

Cancelar respuesta
En directo