• 13 OCT 2014
    0 Comentarios
    Reto de Laura: cuando ella decide retarse para vencer

    Entramos en la tercera semana del Reto de Laura, y ella  decide retarse para vencer. Acaba de rebasar el ecuador de la experiencia de conseguir cambiar su cuerpo en un mes -se realizó entre mayo y junio pasados-, pero la segunda semana no fue nada fácil. El entrenamiento tenía a nuestra prota desfallecida, y aunque la dieta era su punto fuerte  más o menos, algo le tenía con cierto mal humor, aunque no sabía bien qué era. ¿Qué pasó en su tercera semana? ¿A que tienes curiosidad?

    El desánimo le sobreviene por diferentes cosas, por la escasa variación con respecto a la medición de la semana anterior -su cuerpo estaba cambiando la grasa por músculo-, por el cansancio tras  las sesiones de entrenamiento, y por el estrés que provoca la privación de todo lo que quieres comer. Parecía que dudaba incluso de continuar.

    Laura se reta a sí misma en esta tercera semana, y el lunes vuelve con todas sus ganas a la carga. Entrena duro con Jorge para activarse y dice que ha “sudado una barbaridad y que luego nos pusimos a estirar. Una duchita y como nueva!”.

    La verdad es que ella misma renueva su ánimo y constancia con la idea única de conseguir lo que se ha propuesto. Como dice: “todo está en la mente y puedo superarlo si pienso en positivo, en los resultados y en que puedo con ello. No voy a decir que esté siendo fácil, para nada, pero he de reconocer que además de mi tesón, tengo muy claro que la ayuda de la gente de Star Sport está siendo crucial para que yo continúe en esto”.

    “…Tercera semana de entrenamiento a tope y dieta saludable. Tengo que decir que lo de la dieta está muy bien y, sinceramente, me siento mucho mejor, como más ligera, pero también tengo la extraña sensación de estar algo vacía, no sé cómo explicarlo. reto-de-laura-gifBueno lo diré de otro modo: la dieta empieza a costarme más porque me apetece mucho, qué digo mucho, muchísimo, comer algo dulce. Pero resisto!!

    Todo esto del Reto es como una especie de purga, donde las sensaciones van cambiando y sientes una depuración interior y un montón de cambios de ánimo. Igual que la semana pasada estaba incluso de mal humor, en esta siento una especie de estado zen, que ni siquiera tengo ganas de discutir -la semana anterior estaba que mordía-.

    Y para terminar esta reflexión en esta tercera semana en el Reto, añadiré que en una ocasión escuché que ‘la droga más adictiva y potente la tenemos en nuestro propio cuerpo‘. En ese momento no entendí nada de esta frase, pero ahora empiezo a comprender… Realmente los bajones y los cambios de humor vienen desde tu propio subconsciente, que te echa un pulso para que vuelvas a hacer pereza. Es como el demonio y el ángel que te hablan para llevarte a un lado u otro”.



Deja tu comentario

Cancelar respuesta
En directo