• 22 DIC 2014
    0 Comentarios
    TRX, las 5 ventajas del entrenamiento en suspensión

    No es un deporte ancestral, aunque bien podría haberse inventado hace siglos por su simpleza. No se necesita mucho material para practicarlo: un TRX y alguien que te enseñe a utilizarlo. Se trata de una forma de entreno en suspensión que proporciona una serie de ventajas sobre cualquier otro entrenamiento de fuerza usual. El TRX gana cada vez más adeptos y está convirtiéndose en una de las estrellas de los gimnasios. ¿Quieres conocer las 5 ventajas del entrenamiento en suspensión?

    Desde hace décadas, el cine americano ha proyectado en sus películas bélicas la idea de un ejército letal. Sus soldados son máquinas imparables capaces de sobrevivir en cualquier territorio y en cualquier condición. Por eso, todo lo que viene de los EE.UU y encima trae el marchamo de los marines, o de los Seals o de cualquier grupo de élite, se extiende rápido por todo el mundo y se hace popular. Todos queremos ser un super héroe. O no??

    Pues sí, el TRX tiene origen en el ejército americano. Los navy Seals tienen que mantener su condición física y no podían desplazar el gimnasio a los muelles, los campamentos móviles o los barcos. Y nace esta modalidad a partir de unas correas de paracaídas cosidas a mano. El sistema se basa en una serie de ejercicios en los que el peso del cuerpo es la clave. El entrenamiento en suspensión o TRX se ha convertido en muy poco tiempo es un sistema muy demandando, una nueva categoría de ejercicios funcionales.

    En qué consiste

    El TRX consiste en una serie de moviemientos en suspensión -sobre esas cintas que son el TRX- que no han variado mucho desde que se creó para trabajar las rutinas de fuerza.

    La principal diferencia es que los ejercicios se hacen siempre con los pies o las manos sostenidas en un punto de anclaje. La otra parte del cuerpo que quede libre y sirve como apoyo (en el suelo). De esta manera, un porcentaje del  peso corporal recae sobre la zona que queremos trabajar. El TRX se traduce en una perfecta conjunción de movilidad y esfuerzo, resistencia, flexibilidad, potencia y resistencia.

    Las ventajas

    El entrenamiento es suspensión ofrece una ventaja indiscutible sobre el entrenamiento usual de fuerza porque cada ejercicio, además de trabajar la fuerza misma, incrementa la flexibilidad del usuario, el equilibrio y la estabilidad -ejercitas el core, la parte central de tu cuerpo-.

    Es una actividad versátil y muy efectiva. En muy poco tiempo se convirtió en el entrenamiento preferido del ejército americano. Y, claro, no podía ser de otro modo: el entrenamiento en suspensión se extendió pronto entre los deportistas de élite, el hockey, el basketball, el fútbol americano… En muy poco tiempo el TRX se había convertido en protagonista de los programas de entrenamiento de muchísimos atletas profesionales, y de ahí al resto de los mortales.

    Es un ejercicio más completo que el levantamiento de pesas porque, además, mejora la coordinación de tus movimientos. Ejercitas brazos y piernas, pero sobre todo fortaleces el core: abdominales, glúteo, pecho y lumbares. Por eso es una actividad muy recomendada para personas que sufren dolor de espalda porque ayuda a fortalecerla.

    Con el TRX trabajamos los músculos estabilizadores, esos que te ayudan a mantener una postura correcta cuando practicas deporte, con lo que reducimos considerablemente el riesgo de lesiones (cuando levantamos pesas principalmente).

    No es un deporte aeróbico, pero sí es un efectivo quemagrasas y un buen entrenamiento cardiovascular. Trabajaremos con TRX diferentes grupos musculares que demandarán un incremento de nuestra frecuencia cardíaca y con ello un mayor consumo calórico. Aunque siempre es mejor combinar este entrenamiento con actividades aeróbicas. Lo mejor es que te ayude con esto un entrenador personal.



Deja tu comentario

Cancelar respuesta
En directo