AB CRACK, LA ÚLTIMA (Y PELIGROSA) MODA

AB CRACK, LA ÚLTIMA (Y PELIGROSA) MODA

Una nueva tendencia se ha colado entre la juventud, especialmente femenina. Desde hace unos años los cánones de belleza han establecido un prototipo de mujer ultradelgada, que ronda lo enfermizo, y predicando un índice de masa corporal de 14 para mujeres de 18 años (cuando lo recomendable son cuatro puntos más).

Esta nueva moda que goza de gran popularidad entre el público femenino se denomina ab crack y va más allá de continuos y extenuantes ejercicios abdominales, pues si no se posee de la genética correcta, esto se convierte en una mera quimera y un objetivo inalcanzable.

El ab crack consiste, literalmente, en separar en dos la musculatura abdominal, como el mismo Moisés con las aguas del mar Rojo. Esto se consigue con duros ejercicios que consiguen desarrollar este grupo muscular hasta conseguir su separación.

Para muchos especialistas, el ab crack no es sino una derivación de la anorexia. Esta tendencia, camuflada bajo un nombre anglosajón y un disfraz estético, aumenta ostensiblemente el riesgo para la salud de las personas que buscan lograr este objetivo. Además, los propios especialistas avisan de que este fenómeno no tiene visos de terminar por el momento y que amenaza con trasladarse también al público masculino, en el que también hay muchos casos de obsesión por marcar la zona abdominal de forma extrema.

Las redes sociales e Internet han contribuido especialmente a difundir esta peligrosa moda, que puede tener terribles consecuencias sobre todo en aquellas personas con una autoestima más baja o que atraviesan momentos de pérdida de confianza y frustración personal.

Para más inri, son personalidades famosas y con muchos seguidores quienes están alentando y animando a los jóvenes a realizar esto. La fiebre por el ab crack la han traído modelos de la talla de Kendall Jenner, Stella Maxwell o Emily Ratajkowski. Ellas son la imagen del “triunfo”, del cuerpo perfecto según esos extremos cánones.

ab crack2

Sin embargo, como señalamos antes, esta hendidura abdominal surge de forma natural, viene determinada por la herencia genética. Es posible que por mucho que una persona entrene y se machaque nunca consiga obtener el ab crack. No todos los cuerpos están en disposición de formar esta hendidura longitudinal. De hecho, lo más probable es que si se insiste en agrandar esta separación la persona en cuestión tenga problemas ya que puede incurrir en una hernia llegando a necesitar incluso cirugía para subsanar el desgarro muscular.

Además de los problemas físicos, detrás del ab crack se esconde un problema psíquico. Es una derivación de la anorexia y eso conlleva que muchas de las chicas que han caído en esta trampa abusen de suplementos y productos dietéticos adelgazantes sin control. Puede provocar en ocasiones también un serio trastorno alimenticio.

Es por ello que tenemos que dejar claro que el deporte es esencial en nuestra vida, igual que una correcta alimentación. Pero no tenemos que realizar estas actividades abusivas. Se puede tener un cuerpo bonito, trabajado y sano entrenando desde otra perspectiva y, a ser posible, siempre con el control de un profesional.

¡Comparte nuestros contenidos!