APRENDE A CORRER CON CALOR

APRENDE A CORRER CON CALOR

Aunque está costando, el buen tiempo parece que ya está aquí. Muchos somos los aficionados a completar nuestro entrenamiento de gimnasio con entrenamientos al aire libre de cardio, especialmente de carrera. Y ahora es la mejor época para ello. Sin embargo, el aumento de la temperatura supone que tenemos que tomar una serie de medidas para que esta no nos afecte negativamente.

  • Escoger rutas con sombras o zonas poco soleadas. Hoy en día, con un sencillo vistazo en Google Maps, podemos crearnos una ruta con estas características de forma previa y sin conocerlo. Esto es ideal para no recibir el sol directamente en la cabeza y en el cuerpo y así poder estar más frescos y rendir mejor.
  • Equipamiento adecuado. Hemos de buscar ropa (camiseta y pantalones) cómodos, transpirables. A ser posible de tejido técnico que permita evaporar el sudor lo más rápido posible y así no tener la sensación de mantener el sudor pegado al cuerpo y a la ropa. Esto nos evitará también coger un resfriado cuando paremos ya que no tendremos todo el sudor pegado a la piel.
  • Utiliza protector solar. Imprescindible. Siempre hemos de salir a la calle (no solo para entrenar) con protección tanto en la cara como en las partes del cuerpo que quedarán al descubierto como piernas, brazos u hombros.
  • No olvidarse de la hidratación. Tanto si es una salida larga como si no lo es, cuando las altas temperaturas aprietan es necesario mantenerse hidratado constantemente. Por eso, antes de salir a entrenar debemos ingerir líquido pero también cada cierto tiempo durante nuestro entrenamiento deberemos beber. Es importante que llevemos un cinturón de hidratación con un bidón o que, en el momento en el que planteemos la ruta, tengamos en cuenta la existencia de fuentes por la zona.
  • Evita salir a entrenar en las horas centrales del día. Estas horas son las más calurosas y en las que más radiación solar hay. Por eso, lo ideal es salir a primera hora o a última del día, cuando el sol está más bajo y las temperaturas suavizan.
  • Tras finalizar, no olvides reponer sales, líquidos y alimentos. La actividad deportiva con alta temperatura genera un aumento de la sudoración y, además de pérdida de grasas, toxinas y demás elementos, el cuerpo pierde agua y sales minerales. Por eso, tan pronto como terminemos hemos de beber mucho líquido (agua especialmente o bebidas recuperadores con sales) para que el cuerpo no se resienta. Una medida aproximada de la cantidad de agua que perdemos son las calorías. Por eso, por cada caloría quemada deberíamos ingerir, al menos, 1 ml de agua.

Una vez leídos y tenidos en cuenta estos consejos, ¡que el calor no os impida seguir mejorando y disfrutando del deporte!

¡Comparte nuestros contenidos!

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *