CÓMO DISFRUTAR DE LAS NAVIDADES… ¡Y NO DESCUIDARSE EN ELLAS!

CÓMO DISFRUTAR DE LAS NAVIDADES… ¡Y NO DESCUIDARSE EN ELLAS!

Ahora ya sí. Apenas quedan unos días para que arranquen oficialmente la Navidad y llega la época de ver a la familia, los amigos, disfrutar los momentos con ellos… ¡y las famosas comidas y cenas! No vamos a mentir: nos encanta comer los deliciosos platos que se cocinan esos días porque son ocasiones especiales.

Sin embargo, a nosotros, deportistas, nos entra el dilema de tener que elegir entre comer o cuidarnos para no echar a perder todo lo logrado hasta la fecha. Lo cierto es que no es nada agradable estar en la mesa apartado sin apenas comer, o tan solo un poquito, por miedo a romper nuestra dieta. Además, hemos de tener en cuenta que en algún momento puntual, unos caprichos nos vendrán bien para despejar nuestra mente y no obsesionarnos solo con los resultados.

Pero, como todo, podemos disfrutar de las comidas navideñas con unos pequeños consejos para no perder nuestra figura. El primero de ellos que os damos es que disfrutemos cada comida. No debemos comer con ansia, sino dejarnos llevar por los sabores. De esta forma, además, comeremos menos pero disfrutaremos el doble el sabor de cada comida.

Comer de todo no significa darse un atracón. Por supuesto que, si nos apetece, podemos comer de todo lo que hay en la mesa. Eso sí: tenemos que hacerlo con moderación. Lo ideal es no hartarse de nada pero probar todo. Así, en cantidades moderadas no supondrán ningún exceso para nuestro cuerpo.

Otra norma que mucha gente sigue es la de saltarse comidas el día después de Navidad o Año Nuevo. Es un error saltarnos una comida, pues aunque esta haya sido excesiva y es posible que no evitemos el exceso de peso, esto provoca que generaremos más hambre y en la próxima comida ingeriremos más cantidad aún de alimento para sentirnos saciados. Además, nuestro cuerpo segregará una dosis extra de insulina, de forma que ese aumento de peso se produce de manera real. Por eso, lo que tenemos que hacer es mantener las comidas, y que estas sean más ligeras y diuréticas, de forma que nos ayuden a depurar nuestro organismo.

Es importante también prestar atención a las bebidas. Las que contienen alcohol no aportan nutrientes al cuerpo, pero sí puede que malestar al día siguiente en forma de resaca o dolor de cabeza. Además, los refrescos sí que suponen una carga extra de azúcar que no nos beneficia. Por ello, procura beber siempre que puedas agua y no abuses de estas bebidas. Los alcoholes, ¡mejor solo para brindar!

Y por último, estar de vacaciones no significa parar del todo. ¡Podemos realizar nuestros entrenamientos sin problemas! Si seguimos en nuestra residencia habitual, podemos seguir yendo al gimnasio o realizar la rutina deportiva que hacemos normalmente. Si no es el caso, podemos improvisar o adaptarnos al entorno en el que estamos. Así, si estamos en otra ciudad, pueblo… podemos salir a correr, pasear o montar en bici. Si estamos en una zona de montaña, podemos aprovechar para hacer senderismo o esquiar, rutas de raquetas… ¡Aprovecha esos ratitos para quemar los excesos, desconectar y ver nuevos sitios o paisajes!

¡Comparte nuestros contenidos!

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *