CÓMO “PICAR” ENTRE HORAS Y NO ENGORDAR EN EL INTENTO

CÓMO “PICAR” ENTRE HORAS Y NO ENGORDAR EN EL INTENTO

En la mayoría de las ocasiones, las palabras “picar” y “snack” van asociadas con malos hábitos alimenticios y comida basura. Sin embargo, es hora de desmentir esta realidad porque, en primer lugar, es muy recomendable realizar cinco comidas al día y, en segundo lugar, lo que ingerimos en estas comidas no tiene por qué ser malo.

Por eso, hoy os vamos a dejar una serie de consejos y reglas a seguir para picar a media mañana y a media tarde de forma saludable:

  1. Picar solo cuando toca. Lo recomendable es hacerlo dos veces al día. Una vez a media mañana y la otra a media tarde. Con esto, evitamos la ansiedad hasta el momento de las comidas más grandes pero tenemos que tener claro que no debemos hacerlo más de estas dos veces ya que entonces incurriremos en un descontrol.
  2. Picar sí, pero con criterio. Aunque asemejemos la palabra “snack” a cualquier tipo de comida envasada como galletas o patatas fritas, en realidad se trata de una comida servida en pequeñas raciones. Por eso, nuestros snacks pueden ser sanos: fruta, verdura, embutido bajo en grasas y sal, cereales, frutos secos…
  3. Los “snacks” son raciones pequeñas. Tenemos que medir bien el tamaño de las raciones ya que lo ideal es que estas no superen las 200kcal siendo lo ideal unas 150. Si vamos a ingerir hidratos de carbono, es recomendable medir bien la cantidad y, en caso de duda, coger un poco menos. Como pequeño consejo, es mejor que disfrutemos de nuestro tentempié alejados de la nevera y la cocina para evitar tentaciones.
  4. Es recomendable picar después del ejercicio. Aunque esto, en vez de picar, lo consideraremos como una comida post entrenamiento o de recuperación. Conviene recordar que es muy adecuado ingerir alimento (algo de hidratos y proteínas) tras el entrenamiento, cuando la ventana metabólica de nuestro cuerpo está abierta.
  5. Evita las bebidas gaseosas para acompañar los aperitivos. Este tipo de bebidas son muy calóricas (a menos que sean light) y provocan sensación de hinchazón de estómago por el gas. Por eso, lo mejor es beber agua para mientras disfrutamos de nuestros “snacks”.
  6. Ingiere la comida despacio y disfrutándola. Comer rápido y de forma ansiosa solo nos va a suponer que el hambre aparezca más rápido de lo esperado. Por eso, lo más correcto es tomarse un pequeño momento para comer con calma y disfrutarla. Además, si tomamos nuestro aperitivo en el trabajo podemos usar este momento para desconectar y tomarnos un pequeño descanso.
  7. “Snacks” variados. Combina diferentes nutrientes en todos tus aperitivos. Lo ideal es que aparezcan más o menos todos los macronutrientes en cada uno de ellos, tanto hidratos como proteínas y algo de grasas.
  8. Evita las máquinas de “vending”. Los productos que venden no son los más limpios y sanos. Además de bastantes grasas y azúcares incluyen muchos conservantes. Cuanto más evitemos estos productos, más fácil será que adelgacemos o cumplamos nuestros propósitos nutricionales.

 

 

¡Comparte nuestros contenidos!