¿Cómo Prevenir Lesiones Deportivas?

¿Cómo Prevenir Lesiones Deportivas?

lesiones deportivas

En nuestra sociedad, cuando hablamos de médicos o fisioterapeutas, a menudo lo relacionamos con curar o tratar lesiones o patologías, pero esa no es la única misión que tenemos. Hay una por encima de éstas que es su prevención de las mismas y así conseguir evitar los dolores y la pérdida de actividad física.

Así que, ¿cómo prevenir lesiones deportivas?

Con este artículo queremos acercaros a lo que son las lesiones deportivas y dejaros unos consejos sobre como prevenirlas.

Partiendo de la base de que todos los especialistas en salud y preparación física recomendamos el ejercicio físico para obtener beneficios, tanto a nivel físico como psicológico, siempre existe la posibilidad de que surja algún problema y consigamos el caso contrario. La lesión de alguna parte del cuerpo que nos impida realizar la actividad física que queremos realizar.

La lesión deportiva se define como, el daño que sufre alguna parte del cuerpo humano provocado por la actividad física y que nos impide seguir desarrollándola.

Así, se pueden diferenciar las siguientes lesiones deportivas:

Lesión Crónica: Se produce por la acumulación de ejercicio durante largo tiempo y suele aparecer poco a poco.

Lesión Aguda: Se produce repentinamente cuando estamos realizando la actividad deportiva.

Tanto unas como otras son recuperables con el tratamiento adecuado y con descanso.

Hay otra clasificación, según sea la parte del cuerpo afectada:

Lesión Muscular: Es la lesión que afecta el tejido muscular. Aqui tendríamos las típicas lesiones de los fútbolistas, como por ejemplo roturas de fibras o roturas fibrilares, contracturas, etc.

Lesión Ósea: Esta lesión es algo más compleja ya que afecta al tejido óseo (huesos), causando la pérdida de continuidad normal de la sustancia ósea, como consecuencia de un golpe o tracciones cuyas intensidades superan la elasticidad del hueso: fracturas, fisuras, edemas óseos, etc.

Lesión Articular: Se afecta alguna articulación: esguinces, luxaciones, etc.

Lesión Neurológica: Lesión que afecta a algún nervio o centro nervioso, provocando contusiones como ciáticas, parestesias, etc.

¿Cómo sé que me he lesionado?

Todas las lesiones deportivas, tanto las crónicas como las agudas tienen una sintomatología que nos dará pistas.

Las lesiones agudas generan un dolor repentino, que por norma general nos impide continuar con la actividad, al que suele acompañar inflamación y una gran impotencia funcional.

En el caso de las lesiones crónicas,sin embargo aparece el dolor poco a poco, avisándonos de que se está produciendo una lesión y que debemos parar de hacer el ejercicio, ya que podríamos causar problemas mayores.

Por supuesto, en el caso de sufrir cualquier lesión, se debe detener la actividad física y acudir lo antes posible al especialista (médico o fisioterapeuta) para que este valore el alcance y el tratamiento a seguir.

Pero, ¿Cómo prevenir las lesiones deportivas?

Son todas las acciones que podemos llevar a cabo antes, durante y después de la actividad física y en nuestro día a día para poder evitar que surjan las lesiones:

– Realizar un buen calentamiento previo a la actividad a realizar para preparar el organismo.

– Realizar estiramientos después de la actividad deportiva, (en el artículo de estiramientos que publicamos anteriormente hay mucha variedad) para conseguir que la musculatura descanse mejor y no acumule sustancias tóxicas que se generan con el ejercicio. Como expusimos en el artículo de estiramientos, trabajar la elasticidad muscular durante los días que no entrenemos, nos va a dotar de una musculatura mucho más elástica la cual será más difícil de lesionar.

– Utilizar un material adecuado a nosotros y a la actividad y realizarla en una superficie adecuada: zapatillas, suelo, bicicleta, etc.

– El descanso: es de las partes más importantes en la prevención de lesiones, ya que el sobre-entrenamiento no es bueno, el organismo necesita asimilar los efectos del ejercicio, evitando así sobrecargas, contracturas, etc.

– Evitar gestos de hiperextensión articular (no extender del todo las articulaciones y no bloquearlas)

–  Tener una alimentación e hidratación adecuadas antes, durante y después del ejercicio. Y también en nuestro día a día.

– Por supuesto, realizar una actividad física acorde con nuestro estado de forma y complexión física para lo cual debemos ponernos en manos de un especialista en actividad física.

– Realizar esta actividad física con una técnica adecuada.

– Tener una musculatura fuerte.

– Acudir al fisioterapeuta para descargar la musculatura de manera periódica.

Por supuesto, estos consejos son también aplicables a las lesiones agudas y crónicas, si los respetamos será más difícil que surjan las lesiones agudas, al igual que las crónicas, y de sufrirlas serán menos graves.

Espero haber conseguido clarificar algo este tema tan importante dentro del deporte ya que nos va a ayudar a disfrutar del ejercicio a tope sin dolores ni molestias que nos lo impidan.

——-

Fdo: Alberto Arcos

Masajista deportivo – Star Sport

¡Comparte nuestros contenidos!

1 Comment

  1. Marina | 15/02/2016 at 12:57
     

    Muy buen post enhorawena! Estirar y calentar es muy importante y hacerlo correctamente. Yo lo hacia bastante mal porque lo hacia durante muy cortito tiempo. No me he lesionado nunca pero acababa con dolor articular, me tuvieron que recomendar tomar amedial plus para la inflamacion y el dolor, ademas ayuda a prevenir lesiones porque lleva colageno, vitamina c, msm, etc. llevo tomandolo varias semanas y estoy mejorando bastante. Gracias!