CÓMO VESTIRSE EN INVIERNO PARA ENTRENAR

CÓMO VESTIRSE EN INVIERNO PARA ENTRENAR

Estamos en otoño pero parece que ha llegado ya el frío más propio del invierno. Muchos de vosotros, además de ir al gimnasio, gustáis de salir a entrenar al aire libre para hacer un buen entrenamiento cardiovascular. Por eso, hoy os vamos a hablar sobre cómo hay que vestirse para salir a correr con frío sin que ello suponga quedarse congelado ni sofocarse por ir demasiado abrigado.

Lo primero que hay que tener en cuenta es la famosa regla de los 10 grados. Esta dice que cuando salgamos a correr, tenemos que prever que nuestro cuerpo notará una temperatura 10 grados superior a la que hay en el ambiente. Es decir, si hace 10 grados, cuando estemos a pleno esfuerzo sentiremos que estamos a 20 grados. Esto quiere decir que abrigarse con el frío es importante, pero lo es más hacerlo con cabeza, pues no siempre más ropa será mejor.

Un buen consejo a tener en cuenta es vestirse por capas, de forma que podamos decidir qué ponernos o qué podemos quitarnos según el frío. Eso sí, hemos de tener en cuenta siempre que las partes que más provocan que aumente la sensación de frío son las manos, cabeza (orejas) y cuello. Esto es importante porque son los puntos más importantes a la hora de cubrir cuando el frío es acuciante. Con estas partes protegidas, nuestra sensación de frío disminuirá.

En las extremidades inferiores lo ideal es llevar unas mallas térmicas y calcetines algo más gordos que los habituales técnicos que usamos en verano. La función de las mallas será proteger nuestras piernas, sobre todo las rodillas, a la vez que no nos limitan el movimiento. Si somos muy calurosos, podemos optar por mallas de tres cuartos, hasta la pantorrilla e, incluso, mallas cortas.

En cuanto al tronco, esta parte es importante pues muchas veces pecamos de exceso de ropa o no usamos la correcta. En primer lugar, NADA de usar ropa de algodón. Este tejido no traspira nada y se empapa rápido, de forma que nuestro cuerpo estará húmedo siempre y seremos más propensos a quedarnos fríos y coger resfriados. Por eso, para correr en invierno lo ideal es usar una primera capa térmica. Hablamos de una camiseta térmica, bien sin mangas, de manga corta o manga larga, a guste de cada corredor. Esta primera capa nos protegerá aislando nuestro cuerpo directamente del frío. Además, permitirá que evacuemos el sudor y no se quede en nuestro cuerpo, creando sensación de frío y humedad. Después, según el tiempo (si es frío seco o llueve o nieva) usaremos una chaqueta o cortavientos, que será la principal protección externa contra el frío. En caso de que lloviera mucho, optaríamos por un chubasquero, aunque esta opción no es la ideal, pues los chubasqueros, por muy buenos que sean, tienen una ventilación no tan buena como una chaqueta normal.

Finalmente, si somos muy frioleros o hace mucho frío, optaríamos por cubrir las manos también con unos guantes finos de carrera, que nos permitirán mantener el calor pero sin agobiarnos en exceso.

Por norma general, siempre que salimos en invierno pasaremos frío los primeros cinco minutos. Ese es el tiempo que tarda el cuerpo en coger temperatura y calentarse. A partir de ahí, con las prendas adecuadas y sin vestirse exageradamente, podremos entrenar perfectamente sin tener sensación ni de frío ni de agobio ni calor.

¡Comparte nuestros contenidos!

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *