Consejos a la hora de hacer yoga en la playa

Consejos a la hora de hacer yoga en la playa

Los yoguis en verano tienen por costumbre ir en busca del mar para encontrar la paz en un entorno insuperable. Y es que hacer yoga en la playa es muy aconsejable, pero está bien seguir unas indicaciones para sacar el máximo provecho a tus ejercicios.

La Temperatura:

Lo más probable es que en verano busquemos un destino vacacional en el que haga calor. Pues bien, a menos que seas discípulo del bikram yoga (se practica a 40 grados), la temperatura más recomendable para practicar esta actividad es de 19 a 22ºC. Teniendo esto en cuenta, intenta elegir la franja horaria que mantenga esta temperatura. Por ejemplo, puede ser a primera hora de la mañana o durante las últimas de la tarde.

Protección:

Es aconsejable utilizar siempre crema solar, no pienses que al evitar las horas de máximo calor ya es imposible quemarse.

Ayuna:

Lo ideal es que no comas antes de los ejercicios. En caso de que sea inevitable, procura comer algo muy ligero. El motivo es que hay determinadas posturas invertidas, como sirshasana, sarvangasana o halasana, que no son nada compatibles con las digestiones pesadas.

Busca una playa tranquila:

Ya sabes que la concentración es uno de los puntos clave para obtener un resultado óptima de la práctica del yoga. Por eso, dentro de lo posible, intenta elegir una playa sin niños correteando y gritando.

¡Comparte nuestros contenidos!