CONSEJOS PARA NO PERDER LA MOTIVACIÓN

CONSEJOS PARA NO PERDER LA MOTIVACIÓN

Septiembre es un mes en el que retomamos las cosas: trabajo, entrenamiento… Y durante los primeros días, por lo general, tenemos la motivación por las nubes. Pero a medida que pasa el tiempo… ¡ay, amigo! ¡Esta puede decaer tan rápidamente como ha subido! Por eso hoy os daremos una serie de consejos para no perder nunca las ganas de entrenar y mejorar esa forma.

  • Busca un objetivo realista. Antes de empezar a entrenar, conviene buscar un objetivo a medio o largo plazo que nos suponga de por sí una motivación para realizar cada entrenamiento. Puede ser participar en esa determinada carrera que llevas tiempo queriendo hacer, rebajar esa marca personal en una distancia, ganar masa muscular, perder X kilos… Cualquier objetivo es bueno, pero tiene que estar dentro de unos parámetros razonables. Por ejemplo, no vale de nada decir que quieres correr un maratón próximamente sin haber corrido más de 5km seguidos en la vida… Se trata de disfrutar logrando el objetivo y, además, disfrutar el proceso en sí.
  • Crea un historial de progresos. Conocer en todo momento cuánto y cómo estamos mejorando (o no) es una buena forma de mantener nuestra motivación alta. Muchas veces no somos conscientes de los cambios o progresos que van aconteciendo en nuestro cuerpo y una simple toma de medidas o visualizar los resultados puede ayudarnos a mantener alta esta motivación. Además, si vamos apuntando estos avances, crearemos una línea de tiempo evolutiva que nos mantendrá motivados para continuar.
  • En la variedad está el secreto. En ocasiones tendemos a caer en la misma rutina siempre. Esto provoca que hagamos una y otra vez el mismo tipo de entrenamiento. Por supuesto, esta rutina termina haciendo una bola y nos quita las ganas de salir a entrenar. Por ello es interesante que variemos nuestras sesiones. Podemos alternar sesiones de gimnasio con salidas a correr o en bici, y también alternar sesiones de cardio tranquilas con otras con intervalos tipo fartlek o series de distancia.
  • Entrena en grupo. Muchas veces nos da pereza ir a entrenar en solitario. Por eso, entrenar en grupo es una buena forma de motivarse ya que la obligación de acudir a una cita con más gente nos dará ese pequeño empujoncito que necesitamos para no saltarnos el entrenamiento.
  • Usa la cabeza. Si nuestra motivación está tan arriba que no paramos de entrenar como animales, es posible que cuerpo acuse ese sobreesfuerzo. A la larga, si no entrenamos con cabeza, adecuando las cargas y programando los descansos correctos, el cuerpo se sentirá cansado y lo notaremos en la falta de ganas de entrenar. Por eso es necesario descansar siempre que nuestro cuerpo lo pida y afrontar así los entrenamientos con “hambre” y ganas de comernos el mundo.
¡Comparte nuestros contenidos!

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *