DEPORTISTAS DE ÉLITE

DEPORTISTAS DE ÉLITE

Ser deportista de élite es mucho más difícil de lo que parece a simple vista. Nos imaginamos una vida llena de lujos, de coches, de viajes a sitios paradisíacos…

Pero la verdad es más dura de lo que parece. Para llegar a lo más alto de una disciplina es necesaria una gran inversión en tiempo, esfuerzo y dinero.

Ningún deportista nace siendo de élite, hay que llevar una vida muy sacrificada para poder llegar a lo mas alto, por eso os vamos a contar los sacrificios de un atleta.

Muchas son las personas que practican el running por placer, por hacer un poco de ejercicio o estar en contacto con la naturaleza, pero un atleta de élite lo ve como un trabajo.

Entre estos sacrificios destacan el levantarse a las 6:00 de la mañana para entrenar, volver a casa para cambiarte, ir a trabajar a las 8:00 y salir de trabajar, volver a entrenar, llegar a casa y caer rendido porque no te queda fuerza en el cuerpo, pero eso no sale en la tele. ¿Para cuando la vida social?

Tu vida social se reduce a tu familia, tus amigos, y tu equipo de entrenamiento.

La comida es una de las cosas más placenteras de esta vida, pero ¿lo es tanto cuando comes todos los días lo mismo? Una dieta  marcada por el arroz y la pasta aburre hasta al presidente de corea, pero así es la vida de un atleta.

Desde el punto de vista económico, no siempre es fácil lidiar con la carrera de un atleta, mucho es el dinero que hay que dejarse en la comida, suplementación, viajes e indumentaria para tener un buen rendimiento, por lo que tienes que tener un colchón económico detrás muy grande.

También son muchos los problemas de salud que nos encontramos en el cuerpo de un atleta, estamos de acuerdo en que la falta de ejercicio es muy perjudicial para la salud, pero del mismo modo lo es el llevar a tu cuerpo hasta unos límites tan altos durante mucho tiempo, y a la larga se acaba notando.

En definitiva, deberíamos aprender a mirar mas allá de lo que un deportista hace en la tele, de los triunfos, las victorias, el orgullo; y debemos reconocer ya no solo eso, si no también el esfuerzo que lleva detrás, el sacrificio de el que a lo mejor no ha ganado, pero ha superado la marca personal, esa persona que no es tan famosa pero en cambio lleva 4 años entrenando para una carrera.

 

 

 

¡Comparte nuestros contenidos!

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

dos + diecinueve =