DOMINADAS, UN EJERCICIO COMPLETO

DOMINADAS, UN EJERCICIO COMPLETO

Si hay un ejercicio que es completísimo para el entrenamiento muscular y que infunde mucho respeto a los neófitos en el gimnasio, ese ejercicio son las dominadas. Tan amadas como odiadas. Tan duras como eficaces. Hoy en el post del blog os hablaremos de ellas, de los tipos y de los beneficios que nos ofrecen.
Comenzaremos explicando qué es una dominada. Este ejercicio no consiste más que en usar una barra horizontal, suspendida y de la que nos colgaremos de los brazos. Acto seguido, nos elevaremos doblando los codos hasta que nuestra barbilla sobrepase la barra.

Existen varios tipos de dominadas, que incluyen la realización en barra o en anillas, sin embargo nos centraremos en 3 grandes tipos:

• Neutro. Es uno de los agarres más recomendados. Sin embargo, necesitamos un soporte especial o que tenga dos barras paralelas para poder hacerlo, pues con el agarre neutro ambas manos se miran una a otra.
• Prono. Es el agarre clásico. Las palmas de las manos miran en la misma dirección que nuestra vista.
• Supino. El contrario al prono. Las palmas de las manos miran hacia nosotros. Este tipo de agarre implica un mayor trabajo del bíceps braquial.


Como decimos, el tipo de agarre va a definir qué músculos serán los más expuestos pero podemos afirmar que las dominadas son un ejercicio perfecto para trabajar el tren superior, especialmente la espalda y los bíceps. En este sentido, un agarre supino favorecerá claramente el trabajo de brazos en general y del bíceps braquial en particular, mientras que un agarre prono permitirá un mayor trabajo de los músculos de la espalda, con el dorsal a la cabeza.

Si las dominadas es uno de los ejercicios más recomendados a la hora de entrenar, es por la serie de beneficios que reportan. Entre ellos, los siguientes:

• Aumento de fuerza y masa muscular. Las dominadas nos ayudarán a conseguir la hipertrofia muscular que buscamos otorgando, además, una gran fuerza a nuestro tren superior.
• Gran número de músculos implicados. Es un ejercicio muy completo. No solo trabaja espalda, hombros o bíceps, sino que también nos ayuda a fortalecer los músculos estabilizadores del cuerpo. Esto es, el core, es decir, los músculos del abdomen.
• Libertad para hacerlas donde y cuando quieras. Tan solo necesitamos una barra horizontal y nuestro propio peso corporal. Nada más sencillo que eso.

Si aún no habéis introducido este ejercicio en vuestra rutina, ¡ya va siendo hora!

¡Comparte nuestros contenidos!

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

cuatro − dos =