EJERCICIOS PARA ENTRENAR EN LA PLAYA

EJERCICIOS PARA ENTRENAR EN LA PLAYA

Sí, amigos. Estamos ya en verano y muchos de vosotros pasaréis mucho tiempo en estos próximos meses en la playa de vacaciones. Alejarse de la rutina del día a día, del trabajo, el estrés, el ruido o la contaminación es una de las prioridades de las vacaciones. Sin embargo, esto no implica que dejemos paradas todas nuestras costumbres y rutinas, pues hemos de seguir entrenando y cuidándonos para mantener un estilo de vida saludable. Aprovechando la estancia en la playa, hoy os vamos a dar una serie de consejos sobre qué ejercicios se pueden hacer en ese entorno para realizar un entrenamiento productivo pero diferente a lo que acostumbramos.

Aunque en un principio una playa no parezca un lugar acondicionado propiamente para entrenar, al no tener barras u otro tipo de equipamiento, vamos a ver cómo es un sitio ideal para realizar un buen entrenamiento.

En primer lugar, siempre podemos optar por correr por la playa. Es cierto que el terreno no es tan firme como si corremos por la calle, por lo que tenemos que tener cuidado con nuestra pisada. Dicho esto, correr por la playa trae muchas ventajas y beneficios, pues al ser la arena una superficie blanda, evitaremos sobrecargar en exceso las rodillas ya que el impacto será menor. Asimismo, ayudaremos a fortalecer nuestros tendones y músculos implicados en la carrera. Podemos correr tanto con calzado como descalzos, si nos vemos en condiciones para ello.

También en la playa podemos aplicar un entrenamiento Tabata. Este consiste en la realización de entre cuatro y ocho ejercicios en los que tenemos que intentar hacer las máximas repeticiones posibles en solo 20 segundos. Entre ejercicios descansaremos únicamente 10 segundos. Es un entrenamiento de no más de cuatro minutos, pero de una intensidad altísima. Esta se consigue con las repeticiones, ya que no tenemos carga de peso en este caso. A la hora de realizar el entrenamiento Tabata en la playa, podemos elegir ejercicios de distintos tipos como flexiones (en todas su variables), abdominales, sentadillas, burpees…

Si somos aficionados al HIIT, ¡la playa tampoco es una excusa! Podemos realizar series cortas (50, 100m) en la arena o en la orilla. Esta última es ideal para ganar potencia, además. Basta con que nos metamos en la orilla con el agua hasta las rodillas y salgamos esprintando con las rodillas altas. Estos ejercicios de HIIT podemos hacerlos en un número de unas 10 o 15 repeticiones, y con unos intervalos de descanso de unos 30 segundos entre repetición y repetición.

Por último, otra opción para los aficionados a la natación o al triatlón es nada en el mar. Esta actividad no es recomendable si no eres un nadador con una técnica medianamente decente ya que la natación en aguas abiertas es distinta a la de la piscina. El oleaje, las corrientes o el agua salada pueden provocarnos algún momento desagradable. Sin embargo, si te gusta nadar, unos largos en el mar pueden venirte de perlas para mantenerte en forma.

¡Que nada te pare este verano!

¡Comparte nuestros contenidos!

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *