EJERCICIOS PARA REALIZAR EN EL TRABAJO

EJERCICIOS PARA REALIZAR EN EL TRABAJO

Oficina

Pasamos la mayor parte del día en el trabajo, ya sea sentados o de pie, y en todo ese tiempo nos movemos lo justo y necesario. Además, cuando vamos de camino al trabajo o de vuelta a casa, buscamos un asiento libre en el transporte público, eso si no volvemos en coche.

Todo ese sedentarismo hace que nuestro cuerpo se resienta, pudiendo aparecer diferentes síntomas como:

  • Hinchazón de tobillos
  • Retención de líquidos
  • Síndrome del túnel carpiano (adormecimiento y dolor en las manos asociado a movimientos repetitivos en las manos como teclear o usar el ratón).
  • Fatiga visual
  • Hormigueo en las extremidades inferiores
  • Tendinitis
  • Dolores de espalda

Realizar ejercicios durante la jornada laboral nos va a ayudar a aumentar la efectividad en el trabajo, a reducir el estrés y a tener más creatividad.

Lo recomendable es realizar estos ejercicios (de una duración aproximada de 20 minutos) dos veces al día: una a media mañana y otra a media tarde.

Oficina

RUTINA DE EJERCICIOS PARA MEDIA MAÑANA:

  1. Gira la cabeza hacia el lado derecho hasta estar lo más en línea posible con el hombro. Aguanta unos minutos en esa posición y vuelve al centro. A continuación repite el mismo ejercicio hacia el lado izquierdo. Cuando hayas acabado, realiza estos mismos ejercicios un par de veces más.
  2. Inclina la cabeza hacia delante y hacia atrás lentamente. Puedes abrir y cerrar la boca para que los músculos de la nuca se relajen aún más.
  3. Intenta acercar todo lo que puedas los hombros a las orejas y mantén esa posición durante 10 segundos. Descansa otros 10 segundos y vuelve a repetir el ejercicio dos veces más.
  4. Realiza movimientos circulares con los tobillos en ambos sentidos.
  5. De pie, separa las piernas y sube una rodilla. Sostenla con las manos durante 30 segundos y después cambia de pierna. Repite este ejercicio tres veces más.

 

RUTINA DE EJERCICIOS PARA MEDIA TARDE:

  1. Mira hacia el frente, coloca la mano izquierda en la oreja derecha y gira la cabeza hacia la izquierda. Aguanta unos segundos y lentamente vuelve a la posición original. Repite esto con la mano y oreja contraria y vuelve a hacer el ejercicio un par de veces más.
  2. Sube los hombros hacia las orejas y rótalos en círculos hacia atrás y hacia delante. Descansa unos segundos y vuelve a repetirlo.
  3. Anda de forma exagerada, intentando tocarte los talones durante 10 segundos.
  4. Ponte de pie, abre las piernas y contrae el abdomen. Inclínate hacia delante y estira los brazos. Siempre con la espalda recta intenta llegar a la máxima distancia que puedas y vuelve despacio al punto de partida. Repite este ejercicio dos veces más.
  5. Estira el brazo hacia delante con tu palma con los dedos hacia arriba. Con la mano contrario, estira los dedos de la primera hacia abajo.

Realizando estos ejercicios de manera habitual conseguiremos, a nivel físico, mejorar la capacidad pulmonar, prevenir la aparición de dolencias cardíacas o combatir el estreñimiento, y a nivel psicológico, bajar los niveles de depresión, aumentar nuestros reflejos, combatir el estrés o regular el sueño.

¡Comparte nuestros contenidos!

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

6 − cuatro =