EL DESCANSO, SI ES ACTIVO, MEJOR

EL DESCANSO, SI ES ACTIVO, MEJOR

Os hemos hablado en numerosas ocasiones de las bondades y la necesidad del descanso. Este forma uno de los tres pilares básicos de la mejora de rendimiento y forma junto con el entrenamiento y la alimentación. Cada cierto tiempo (entre semana, entre ciclos de entrenamiento, etc.) hemos de adaptar e introducir días de descanso que van a permitir al cuerpo asimilar toda la cantidad de entrenamiento previo y lo van a disponer para estar en perfectas condiciones para las siguientes sesiones de entrenamiento. Sin embargo, ¿hemos de parar completamente o no? Aquí lo vemos.

Evidentemente, necesitamos parar de realizar actividades fuertes para que nuestros músculos puedan recuperarse. Pero, al hablar de parón, no hablamos de parar por completo. De hecho, una ligera y moderada actividad va a permitir que nuestro metabolismo siga activo trabajando. Sin embargo, hemos de realizar ejercicios adecuados.

En el caso de que nos dediquemos, sobre todo al fitness, serán los músculos de torso y brazos especialmente, los que más cansados estén. Por eso, es conveniente dejar estos para que se recuperen. A la hora de elegir ejercicios para mantenernos activos, hemos de tener en cuenta de que estos no tienen que involucrar a ningún grupo muscular por completo. Buscamos activarnos pero descansando.

Por eso, entre las actividades ideales para este cometido, una es caminar. Se trata de una actividad sencilla y que, en realidad, nos recomiendan hacer todos los días. Sin embargo, podemos llevarla a cabo a una mayor velocidad que un simple paseo. Así, activaremos la circulación sanguínea y el sistema respiratorio. Así, podemos aprovechar y el día de descanso puede ser un buen día para ir a hacer turismo, senderismo, andar por un parque o, incluso, ir de compras.

Si, por el contrario, estamos acostumbrados a correr, el día de descanso activo puede suponer una salida suave y corta de carrera. Siempre a un ritmo fácil, que no nos suponga ningún esfuerzo el poder mantener una conversación. También es recomendable que el terreno no sea duro, como asfalto. Un parque con pistas de tierra o césped sería ideal para así no forzar en exceso los ligamentos, tendones o músculos implicados en la carrera.

Otra opción, que además nos despejará la mente, es la realización de un deporte grupal como fútbol, baloncesto, tenis, pádel… Nos mantendremos activos a la vez que nos divertiremos y socializaremos con amigos y gente nueva.

Y, por último, otra forma de mantenerse activo y que es necesaria: realizar labores de casa. Fregar, limpiar, planchar, pasar la fregona, hacer la compra… todas ellas involucran un trabajo muscular y movimiento, por lo que aceleraremos el metabolismo y, con él, la circulación y la respiración. Además, son actividades necesarias que hemos de realizar todas las semanas y es algo básico.

 

¡Comparte nuestros contenidos!

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

16 − 1 =