EMPIEZA EL AÑO CON BUENOS PROPÓSITOS

EMPIEZA EL AÑO CON BUENOS PROPÓSITOS

Cada comienzo de año muchas personas se proponen comenzar a tener un estilo de vida saludable. Esto implica empezar a comer bien y realizar ejercicio físico para perder peso, ganar músculo o fuerza y tener, así, una mejor calidad de vida. Por eso, cada mes de enero vemos los gimnasios llenos de nuevo con gente que está dispuesta a cumplir esos buenos propósitos. Sin embargo, estos no siempre se cumplen y mucha gente opta por abandonar rápido. Hoy os daremos una serie de consejos sobre cómo empezar a entrenar en el gimnasio para cogerle gusto y no ceder en nuestro empeño de construir un cuerpo más sano.

El primer apartado que tenemos que tener en cuenta (es uno de los más importantes) es la constancia. El cuidado del cuerpo es un trabajo a largo plazo. No hay dietas ni atajos milagrosos, tan solo trabajo duro y, sobre todo, constante. Hablamos de un esfuerzo de meses e, incluso, años. Por eso, la constancia será nuestra mejor aliada para lograr esos objetivos. Si tienes problemas para lograr esto, apunta en un calendario visible en tu habitación los días que vas a ir a la semana y el día que toque, prepara tus cosas y ve a entrenar. Poco a poco te darás cuenta de que vas sin preguntarte por qué, pues ya habrás integrado esa rutina a tu quehacer diario.

Una vez en el gimnasio, has de aprender a realizar los movimientos  básicos con mancuernas y barras. No te centres solo en las máquinas y lánzate a explorar el mundo del peso libre. Dominando ejercicios como el press de banca, el peso muerto o las sentadillas podrás ganar fuerza y masa muscular y progresarás físicamente.

Una vez hemos vencido a la pereza y al miedo, y hemos establecido nuestra rutina y aprendido a realizar ejercicios de peso libre, hemos de intentar trabajar cada grupo muscular al menos un par de veces por semana. Así obtendremos mejores resultados y ganaremos en fuerza y en hipertrofia (aumento) muscular. En este sentido, también tenemos que aclarar que no hay que obsesionarse con el entrenamiento. Dos veces por semana cada grupo muscular está bien, pero sobrepasarnos solo nos va a llevar a agotar el cuerpo y terminar cayendo lesionados. Por eso, hemos de escuchar a nuestro cuerpo y saber cuándo este pide descanso. Y debemos dárselo.

Finalmente, el último consejo (aunque igual de importante que los anteriores) se refiere a las piernas. Muchas veces estas son el gran olvidado en los gimnasios. Sin embargo, un correcto entrenamiento de fuerza no solo servirá para igualar estéticamente la musculatura (y que no parezcamos pollos), sino que además nos ayudará a ganar fuerza y también para quemar grasa, pues las piernas son un grupo muscular muy amplio que implica muchos músculos y su entrenamiento requiere una exigencia alta.

 

¡Comparte nuestros contenidos!

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

tres × 3 =