ENTRENA CON CALOR, ¡Y NO MUERAS EN EL INTENTO!

ENTRENA CON CALOR, ¡Y NO MUERAS EN EL INTENTO!

Muchos de nosotros, además de entrenar en el gimnasio, somos aficionados también a realizar algún tipo de actividad exterior ya sea correr, montar en bici, senderismo… Esta época del año, con un clima mucho más benigno que unos meses atrás invita, además, a salir más aún a realizar este tipo  de actividades.

Sin embargo, la llegada del calor también puede tener efectos contraproducentes si no somos conscientes ni tomamos en cuenta una serie de consejos y precauciones para evitar que las altas temperaturas sean nocivas para nuestra salud. Hoy os vamos a dar una serie de consejos para que podáis seguir realizando ejercicio y vuestro cuerpo no se vea afectado o sufra demasiado por el calor.

  • Aclimátate y no empiezas a forzar desde el primer día. Cuando suben las temperaturas nuestro cuerpo se nota más cansado al principio, por la falta de costumbre. Por ese motivo, lo ideal es suavizar un poco la intensidad del ejercicio los primeros días hasta que nuestro cuerpo se acostumbre a las altas temperaturas. A partir de entonces, podremos volver a ejercitarnos a una alta intensidad o, al menos, como lo estábamos haciendo antes.
  • Modifica las horas de entrenamiento. En los días calurosos, lo ideal es salir a entrenar a primera hora o a última. En las primeras horas del día o en las finales, el sol está más bajo y no calienta con tanta fuerza, por lo que la temperatura será más agradable.
  • Entrena en zonas adecuadas. Con esto nos referimos a que es aconsejable entrenar en zonas con sombra y alguna fuente para poder hidratarnos. En este sentido, seguramente podremos correr por algún parque donde la vegetación sea abundante y, a buen seguro, haya una fuente también.
  • No te olvides de la hidratación. Siempre que hacemos ejercicios perdemos líquidos pero en condiciones de calor la deshidratación es aún mayor. Por eso, cuando salimos a hacer deporte a altas temperaturas es indispensable hidratarse de manera especial. Hay que estar atentos a detalles como beber aunque no tengamos sed o hidratarnos tanto antes como después de la propia actividad. Asimismo, si tomamos líquidos isotónicos nos aseguraremos que reponemos las sales que pierde el cuerpo en la sudoración.
  • Elige ropa adecuada. Ante todo hay que tratar de ir cómodo y lo más fresco posible. Ropa de tejido técnico y transpirable es la mejor opción. Además, podemos usar complementos tales como una gorra para el sol, un pañuelo para el sudor… Estas prendas podemos mojarlas también para refrescarnos un poco. También podemos llevar gafas de sol para proteger nuestros ojos de la radiación. Del mismo modo, ¡es muy importante que no nos olvidemos de proteger nuestra piel con crema solar!

Es importante que atiendas a estos consejos antes de lanzarte a entrenar en esta época del año, ¡pero tampoco le cojas miedo! Con un poco de sentido común podrás seguir disfrutando del ejercicio. ¡A entrenar!

calor2

¡Comparte nuestros contenidos!