ENTRENAMIENTO DE FUERZA VS ENTRENAMIENTO DE HIPERTROFIA

ENTRENAMIENTO DE FUERZA VS ENTRENAMIENTO DE HIPERTROFIA

A la hora de comenzar con una rutina de entrenamiento en el gimnasio son muchas las dudas que se nos plantean. Qué tipo de entrenamiento queremos hacer, qué ejercicios, cuántos días vamos a entrenar… Pero también surge una duda fundamental: ¿vamos a realizar una rutina para ganar fuerza o, por el contrario, estamos buscando la hipertrofia muscular?

Antes de nada, hemos de explicar que estos dos términos no son iguales, si guardan una estrecha relación entre ellos ya que el entrenamiento de uno de ellos, por lo general, implica la mejora de la otra. Sin embargo, son rutinas que presentan unas diferencias muy claras.

Al realizar rutinas de fuerza, como su propio nombre indica, el objetivo principal es aumentar la fuerza de nuestros músculos. Este tipo de ganancia se puede aplicar en muchos ámbitos ya que una ganancia de fuerza implica un aumento de la potencia, de la velocidad corriendo, retrasa la fatiga muscular, etc. Entrenar una rutina de fuerza significa levantar cargas cercanas al 100% de 1RM (Repetición Máxima). Esto significa que estaremos trabajando casi al máximo de nuestra capacidad.

De este modo, cuando estamos inmersos en una rutina para ganar fuerza debemos realizar entre 6 y 8 series con cada ejercicio. Cada una de ellas constará de entre 1 y 6 repeticiones. Asimismo, conviene realizar ejercicios que involucren varios grupos musculares a la vez. Hablamos de ejercicios como las sentadillas, press de hombros, press de banca o peso muerto. Por el contrario, las rutinas de hipertrofia usarán un rango de pesos más bajo que las de fuerza, en torno al 65% y 75% de 1RM; y el número de repeticiones y series varía, pues habría que realizar entre 3 y 5 series, con entre 8 y 12 repeticiones por cada una de ellas. Además, al contrario que en las rutinas de fuerza, en los entrenamientos de hipertrofia se busca aislar el músculo a través de ejercicios uniarticulares. La intención es alcanzar el punto de fatiga muscular que permite aumentar el tamaño del músculo.

Otro aspecto fundamental a la hora de diferencias ambas rutinas es el descanso entre series. En el caso de los entrenamientos de fuerza, al mover pesos más grandes, es necesario un mayor tiempo de descanso para favorecer una correcta recuperación. Así, hablamos de periodos de entre 2 y 3 minutos entre series. Por el contrario, en una rutina hipertrófica, el descanso estaría entre 45 y 90 segundos.

Como podéis ver, ambos tipos de entrenamiento son bastante diferentes pero tienen un fondo común. Al final, la ganancia de fuerza muscular implica también un aumento de masa muscular. Por ello, si no tienes muy claro qué tipo de entrenamiento o vas al gimnasio como complemento de otro deporte, lo ideal será iniciarte en el entrenamiento de fuerza, de cara a mejorar otras cualidades que te serán beneficiosas para tus otras actividades o tu vida diaria.

¡Comparte nuestros contenidos!

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *