ESCAPA DE LA RUTINA II: LA MONTAÑA

ESCAPA DE LA RUTINA II: LA MONTAÑA

Aquí os traemos la segunda parte de nuestro post sobre diferentes actividades veraniegas para escapar de la rutina. Si en la primera nos centramos en cómo evadirnos disfrutando de las actividades que podemos realizar en la playa y sus alrededores, aquí nos centraremos en diferentes actividades que giran en torno a la montaña.

Aunque totalmente opuesta a la playa, la montaña nos ofrece también numerosas oportunidades de evasión y desconexión pero sin dejar de realizar entrenamientos que nos permitan mantener e incrementar nuestra forma física.

La primera actividad de la que hablaremos es el senderismo. Esta actividad nos permitirá disfrutar de la naturaleza en todo su esplendor y la podremos compartir con amigos o familiares. Se trata de una actividad física apta para todo el mundo, en función de la dificultad de la ruta que escojamos y que nos permitirá mejorar nuestro sistema cardiovascular. Además, trabajaremos el tren inferior (cuádriceps, glúteos…) al enfrentarnos a las bajadas y las subidas que nos encontraremos en las rutas que escojamos. Por último, no nos vamos a olvidar de que es una magnífica forma de alejarnos de la civilización y respirar aire puro, no contaminado, bueno para nuestros pulmones. Si nuestra forma física es buena y queremos ir un paso más allá, entonces podemos probar el trail running: las carreras de montaña. A la dureza de la carrera le sumamos el desnivel tanto positivo como negativo de las montañas y la dificultad de correr por determinadas superficies. ¡Solo apto para los más valientes!

17 agosto 2

En segundo lugar os proponemos otra actividad que, además de suponer un buen entrenamiento, es toda una descarga de adrenalina: la escalada. Seguramente este deporte despertará vuestro espíritu aventurero y, es justo decirlo, aunque se trata de una actividad que requiere años de entrenamiento para alcanzar un alto nivel, es también un deporte muy gratificante y tremendamente espectacular. Entre los principales beneficios de la escalada están la fuerza y flexibilidad que ganamos. No hemos de olvidar que es un deporte en el que jugamos con nuestro propio peso, lo tenemos que desplazar ayudándonos de pequeños puntos de apoyo por lo que la fuerza que ganamos es enorme.

Otro deporte que nos asegura una gran descarga de adrenalina es el rafting. Este deporte consiste en bajar remando en una lancha con varios compañeros por aguas rápidas. Esta actividad supone, ante todo, un gran trabajo de tipo cardiovascular que implica una gran suma de calorías quemadas. Pero, además, nos permitirá trabajar y fortalecer estupendamente la musculatura de los brazos y de la espalda.

¡Comparte nuestros contenidos!