EVITA LOS GOLPES DE CALOR

EVITA LOS GOLPES DE CALOR

Evidentemente, la norma número 1 para evitar los temidos golpes de calor es no realizar ejercicio (al menos de carácter fuerte) en las horas centrales en un día extremadamente caluroso o en medio de una ola de calor. No obstante, nuestro post hoy va dirigido a aquellas situaciones en las que nos vemos obligados a correr a determinada hora y en determinadas condiciones como puede ser una carrera.

En estos casos, se puede prevenir un golpe de calor siempre que tomemos las medidas adecuadas. En primer lugar, ya podemos saber con una precisión bastante buena las condiciones meteorológicas que nos encontraremos el día señalado. Si la suerte nos acompaña (también depende, por supuesto, dónde sea el evento) podremos disfrutar de un día más fresquito, con algo de viento, algunas nubes o incluso poco húmedo. Sin embargo, si el día pinta como el mismísimo Infierno de Dante, ¡estad atentos a los consejos!

Cuando nos presentemos en la línea de salida tenemos que estar perfectamente hidratados. Y no nos referimos a beber bien de agua unas horas antes, no. Esto significa que los dos o tres días previos hemos de mantener el cuerpo perfectamente hidratado. Una buena prueba para saber si lo estamos haciendo correctamente es comprobar que la orina salga casi trasparente.

El siguiente punto importante a tener en cuenta es la vestimenta. No podemos ir de cualquier forma. Al menos, si no queremos pasarlo mal. La recomendación es ir con ropa técnica. ¿Por qué? Pues porque es cómoda pero, sobre todo, transpirable. Es capaz de evacuar el sudor, que es el mecanismo que nos autorregula la temperatura corporal, y no se acumula. Por el contrario, esto es lo que ocurre si llevamos prendas de algodón. Otra prenda muy recomendable es una gorra para la cabeza. Nos protegerá de los rayos del sol y podremos mojarla de forma que aliviaremos el calor en la cabeza.

Seguramente, en plena carrera vayamos concentrados manteniendo el ritmo que nos marque nuestro GPS o siguiendo la liebre que marca el tiempo que queremos conseguir en meta. Sin embargo, es importante romper esta concentración en los avituallamientos y gastar diez segundos hidratándonos (sin parar, claro). No es necesario que nos bebamos la botella entera en cada avituallamiento. Con un par de tragos y usar el resto para refrescarnos es suficiente aunque esto es muy personal y cada uno necesitará una cantidad mayor o menor de líquido. En caso de que sea agua, podemos usar la sobrante para refrescarnos y echárnosla por encima de la cabeza. Cuidado con esto porque a veces la humedad de la ropa puede provocarnos roces, especialmente en la zona de los pezones, que conviene proteger con vaselina o esparadrapo. Este último consejo va para los lectores masculinos 😉

Finalmente, no nos podemos olvidar de la crema solar. Es un elemente que debería estar presente siempre, no solo para cuando vamos a la playa o a la piscina. Es importante proteger bien la cara, extremidades y todas las partes que estén expuestas al astro solar. Unas quemaduras pueden echar al traste con todo nuestro trabajo y entrenamiento previo.

¡Muchos cuidado con el calor extremo!

¡Comparte nuestros contenidos!