LA ELECCIÓN DE UNAS BUENAS ZAPATILLAS

LA ELECCIÓN DE UNAS BUENAS ZAPATILLAS

Para los que nos gusta correr la elección de unas buenas zapatillas es fundamental. Ya no solo para nuestro rendimiento deportivo, sino para nuestra salud al evitar posibles lesiones. A veces tiran más unas zapatillas con un diseño bonito que unas que realmente cumplan con lo que necesitamos. En esto pueden caer sobre todo los corredores más novatos, a los que la elección de una buena zapatilla les puede parecer un proceso muy complejo. Sin embargo, vamos a desentrañar en este artículo una serie de criterios y elementos que tenemos que tener en cuenta para elegir la zapatilla que mejor se nos ajuste a nuestras características.

En primer lugar tenemos que saber que el peso es fundamental a la hora de seleccionar una deportiva. Normalmente se habla de zapatillas para más de 75 kg y zapatillas para menos de ese peso. En el caso de las mujeres, restaremos 12 kg a los datos de peso sobre los que hablemos. Si eres una persona de más de 90 kg de peso tendrás que buscar una zapatilla con una buena amortiguación y estabilidad, mientras que si pesas menos de 65 kg, podrás sacrificar algo de amortiguación consiguiendo así mayor ligereza en las zapatillas.

La pisada es otro factor esencial a la hora de elegir tus zapatillas. Seguro que has oído muchas veces los términos pronador, supinador y neutro. La mayoría de las personas tiende hacia la pronación. Esto es un movimiento natural que realiza el organismo para adaptarse al terreno y consiste en inclinar ligeramente el pie hacia la zona interna del mismo. En el caso de los supinadores, que son minoría, el giro se realiza hacia el exterior del pie, siendo un movimiento “menos” natural. Por contral, las personas con pisada neutra no tienen realizan movimiento alguno ni hacia dentro ni hacia fuera con sus pies. Es importante conocer nuestro tipo de pisada para así seleccionar ya de primeras un tipo de zapatillas y desechar otros.

eleccion-zapatillas-running

El tercer elemento a tener en cuenta, muy importante también y al que muchas veces no le otorgamos la importancia que se merece es el  arco del pie. La altura y la flexibilidad del arco influyen mucho en la biomecánica de cada corredor. Así, un arco bajo y plano tiende a la pronación. Por eso habrá que buscar en esos casos zapatillas donde la zona del arco no esté demasiado marcada, para evitar molestias y posibles ampollas. Las personas con arcos altos y marcados deben buscar una zapatilla con un arco acorde a su pie, para favorecer así la pisada.

Otro elemento que tenemos que tener en cuenta a la hora de comprar nuestras zapatillas es el número de kilómetros que hacemos al año. Si este es alto, evidentemente nos interesaría tener un par de zapatillas para entrenamiento y otro para competir. En este sentido, si somos corredores con un cierto bagaje a nuestras espaldas y corremos mucho y rápido, podremos buscar modelos de peso más bajo, las llamadas voladoras. Sin embargo, si aún no corremos muy rápido (ritmos por encima de 5 min/km) el peso no es un elemento tan importante como la estabilidad y la amortiguación.

Finalmente, aunque esto no haya casi que decirlo, tenemos que tener claro el tipo de terreno por el que vamos a correr. No es lo mismo asfalto que tierra o hierba, al igual que no es igual correr en unas condiciones climáticas húmedas que en unas secas.

¡Comparte nuestros contenidos!