LA SEGURIDAD DEL CICLISTA

LA SEGURIDAD DEL CICLISTA

El elemento más importante  que más cuida el ciclista es, evidentemente, su bici. Cuando salimos, siempre estamos preocupados de que esté a punto, limpia y engrasada. Para qué negarlo, tener una buena bici y reluciente siempre mola más. Además, si vamos conjuntados con nuestra equipación de nuestra peña ciclista o equipo favorito, estamos convertidos en auténticos profesionales, no unos simples «globeros».

Sin embargo, a la hora de salir tenemos que tener en cuenta dos aspectos esenciales para nuestra seguridad: el casco y las gafas. Una buena elección de estos elementos no solo hará más cómodas nuestras salidas, sino que puede hasta salvarnos la vida.

Vamos a hablar del casco en primer lugar. Hoy en día existen infinidad de marcas y modelos. Unos más vistosos, otros más discretos; unos más radicales, otros más clásicos; y unos más caros y otros más asequibles, entre otras variables. Evidentemente, todos tienen una función principal, que es proteger la cabeza de su dueño. Sin embargo, la diferencia de precio sobre todo se notará en la comodidad, peso, ventilación e, incluso, diseño.

Si hay un elemento en el que merece la pena no escatimar dinero (siempre en la medida de lo posible dentro de las circunstancias de cada persona), ese es el casco. La diferencia entre uno de 100€ a uno de 30€ es enorme y, si nuestras salidas son largas habitualmente, lo agradeceremos.

Por otro lado, de nada nos servirá tener un casco tope de gama si luego lo llevamos mal colocado, no ajustado correctamente o desabrochado. Duele mucho ver a ciclistas con el casco colgado de manillar cuando es un elemento que puede salvarles la vida en caso de caída o accidente. Lo más importante es llevarlo centrado, ni muy subido de forma que no nos proteja la frente ni muy bajo y que nos dificulte la visión. Esto junto con un correcto ajuste de la ruleta trasera es suficiente.

seguridad1

En segundo lugar, otro elemento más importante de lo que parece son las gafas. No solo sirven para protegernos del sol y de la radiación ultravioleta, sino que nos protegen de pequeños impactos o que algún elemento entre en nuestros ojos y nos impida la visión.

De nuevo, a la hora de elegir unas gafas tenemos muchas posibilidades, pues existen muchas marcas, con precios y diseños diferentes. Por supuesto, las de más calidad son también las más caras.

Si optamos por unas gafas de una calidad alta, tendremos unas con lentes que absorben perfectamente las radiaciones y cuya dureza evitará que se astille con facilidad (protegiéndonos en caso de accidente).

En este sentido, un consejo importante a la hora de colocarse las gafas es pasar las patillas siempre por encima de las correas del casco para que, en caso de caída o impacto fuerte, estas puedan saltar y así evitar que se nos claven en los ojos produciéndonos una lesión incluso mayor.

Por todo esto, siempre que podáis no escatiméis gastos en estos dos aspectos. Son fundamentales para vuestra seguridad e integridad física y para conseguir una buena comodidad en vuestras salidas y marchas.

¡Comparte nuestros contenidos!