LAS CONSECUENCIAS DE SALIR A CORRER TODOS LOS DÍAS

LAS CONSECUENCIAS DE SALIR A CORRER TODOS LOS DÍAS

Correr es una de las actividades más de moda hoy en día. Es habitual ver a numerosos corredores y corredoras por las calles y parques de las ciudades entrenando, cada uno con sus propios objetivos.

El éxito de esta actividad, que parece que es reciente pero siempre ha estado ahí, radica en que con una inversión mínima podemos ponernos fácilmente en forma o perder esos kilos de más que nos sobran. Además, también es muy rentable en cuanto al tiempo, pues con apenas media hora de actividad podremos quemar un buen número de calorías.

Y es por ello que mucha gente se ha aficionado a correr recientemente. Aparentemente, todos son ventajas y es normal cogerlo con mucha motivación y salir todos los días a entrenar. Sin embargo, ¿es bueno correr todos los días y hacer siempre lo mismo? Lo cierto es que no, sin embargo esto no lo cumplen muchos de los corredores novatos, y puede llegar a ser un problema. Es por eso que hay que tener siempre presente dos conceptos: la periodización y la planificación.

Con estos conceptos evitaremos lo que se conoce como sobreentrenamiento, pues una correcta planificación establecerá qué días hay que entrenar y qué descansar. El descanso en deporte es esencial, para permitir recuperar a todos los músculos. No es necesario que el descanso sea total, y puede ser activo, es decir, no parando por completo, realizando otra actividad como fuerza en el gimnasio, yoga…

Por otra parte, si la carga de trabajo es superior a lo que podemos asumir, correremos el riesgo de tener una sobrecarga muscular, con las molestias que eso conlleva. En este sentido, es importante saber planificar y establecer días más suaves tras los días fuertes, de series o tiradas largas. Asimismo, si siempre entrenamos la misma distancia y el mismo ritmo, no solo no vamos a mejorar, sino que es posible que tengamos alguna sobrecarga por esfuerzo.

Por último, es importante añadir que correr no es solo eso, correr. También hay que trabajar aspectos como la fuerza y la técnica de carrera. Estos tienen como objetivo mejorar la fuerza de los músculos, tendones y ligamentos implicados en el movimiento de la carrera y así evitar lesiones y poder correr más rápido.

 

¡Comparte nuestros contenidos!

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *