LAS ESCALERAS NO SON SOLO PARA SUBIR Y BAJAR

LAS ESCALERAS NO SON SOLO PARA SUBIR Y BAJAR

Llegan fechas muy movidas, con numerosos viajes, desplazamientos… que nos impedirán en muchas ocasiones estar en casa o en nuestra ciudad y no podremos realizar nuestros entrenamientos habituales en el gimnasio. Por eso, hoy os vamos a proponer un medio perfecto para realizar entrenamientos diferentes, divertidos, ¡y muy completos! Ese elemento protagonista son las escaleras.

Aunque parezca extraño, las escaleras nos permiten no solo trabajar el tren inferior, sino también otros grupos musculares. A continuación os mostraremos cómo entrenarlos.

  • Sprints. Este es, quizá, el ejercicio más clásico y el que, inconscientemente, realizaríamos si vemos unas escaleras. El fin es sencillo: subir un tramo de escaleras lo más rápido posible. Debido a las rápidas contracciones musculares que se producen (acortamiento y estiramiento) realizamos un gran trabajo pliométrico. Además, estos sprints son perfectos para trabajar nuestra capacidad cardiovascular ya que trabajaremos por encima del umbral de lactato, por lo que mejoraremos nuestra capacidad energética. Es decir, podremos ser más rápidos y resistentes durante más tiempo.
  • Técnica de carrera. En las escaleras podemos trabajar de manera perfecta nuestra técnica para correr mejor, más eficiente y evitar posibles lesiones o sobrecargas. Un ejercicio ideal, aprovechando las escaleras, son las estocadas. Alargando la zancada, y estirando para subir los tramos de escaleras trabajamos y reforzamos las funciones extensoras y estabilizadoras de nuestros glúteos durante la zancada.
  • Sentadillas búlgaras. Hablamos de un ejercicio ideal para trabajar tanto la cadena posterior como anterior de las piernas. Es decir, toda la musculatura. Para realizar este ejercicio es necesario tener una superficie eleva
  • da donde apoyar una pierna mientras realizamos la flexión con la otra, por lo que las escaleras son ideales para ello.
  • Flexiones. ¡También podemos entrenar el tren superior en las escaleras! La inclinación de estas nos permite hacer el ejercicio más sencillo o, por el contrario, más complicado. Para aquellos que aún no tengan tanta fuerza, colocando las manos más arriba que los pies podrán realizar un excelente ejercicio que permite trabajar pecho, tríceps y deltoides. Para los más expertos, colocar las manos por debajo de la altura de los pies lo complicará y permitirá un ejercicio más duro.
  • Gateo. Con este ejercicio trabajaremos nuestro abdomen o core. Tenemos que bajar las escaleras gateando pero sin que nuestras rodillas toquen los peldaños. El abdomen trabajará como estabilizador, impidiendo que no hombros ni caderas se muevan para los lados, manteniéndolos lo más simétricos posible.

Como veis, las escaleras son un medio excelente para entrenar. Así que durante este mes, si estás fuera de puente o vacaciones de Navidad, ¡aprovéchalas para mantener tu entrenamiento!

¡Comparte nuestros contenidos!

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *