LAS MANCUERNAS, TUS ALIADAS EN EL GIMNASIO

LAS MANCUERNAS, TUS ALIADAS EN EL GIMNASIO

Para trabajar la musculatura en el gimnasio disponemos de numerosas herramientas y máquinas que nos permiten ejercitar todos nuestros músculos y aumentar o tonificarlos. Desde máquinas de poleas, barras, gomas o kettlebells, pasando por un clásico: las mancuernas.

Precisamente, a estas última dedicaremos el post de hoy, pues son un elemento indispensable para nuestras rutinas de fuerza ya que aportan numerosos beneficios al entrenamiento, que vamos a desglosar en este post.

Vamos a empezar desde el inicio: por la definición. ¿Qué es una mancuerna? Pues no deja de ser un peso muerto. Un aparato de trabajo muscular usado desde la antigüedad que consiste en una pequeña barra que funciona como agarre y dos pesos añadidos en cada extremo. Este peso muerto es una resistencia que se vence a través de la acción muscular. Esta definición puede ser válida para otras herramientas, como las máquinas, por ejemplo. Pero las mancuernas tienen una serie de beneficios específicos, que veremos a continuación.

La primera de todas es obvia y la acabamos de definir. Las mancuernas son unas resistencias notables (que podemos variar en función del peso) que suponen una herramienta básica para el entrenamiento muscular. Estas tienen un impacto sobre el músculo de forma directa ya que agarramos la mancuerna, es decir, la carga, con nuestras manos sin pasar por ningún elemento intermedio, como pueda ser una polea.

Las mancuernas nos otorgan una libertad de movimiento que no nos dan ni las barras ni las máquinas. Al agarrar cada una de ellas con cada mano, podemos adoptar un movimiento más natural de nuestro cuerpo, sin tener que forzar posiciones extrañas o lesivas que nos puedan perjudicar

Otra ventaja de las mancuernas es que nos permiten aumentar la carga poco a poco. O bien decidiendo en cada momento qué carga nos conviene más para cada grupo muscular. Esto es una forma ideal de ir midiendo nuestro progreso en cuanto a ganancia de fuerza.

Además, al hilo de lo que comentábamos antes, la libertad de movimientos que nos otorgan las mancuernas hace que tengamos que mantener un control en cada momento de los movimientos que realizamos, controlando siempre la posición de nuestro cuerpo para evitar lesiones. Este hecho provoca que trabajemos músculos de forma indirecta al usar mancuernas, ya que tendremos que controlar estabilizar el cuerpo. Nos referimos, por ejemplo, al core o músculos abdominales. También los antebrazos se benefician de entrenamiento con mancuernas pues, aunque no los trabajemos directamente, por el tipo de agarre que estas necesitan tendremos que trabajar esta parte del brazo.

Ya veis que son todo ventajas en el uso de las mancuernas. ¡No tengáis miedo a usarlas! Eso sí, ante cualquier duda, ¡preguntad a un monitor de sala!

¡Comparte nuestros contenidos!

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *