LOS ALIMENTOS NATURALES IDÓNEOS ANTES DE ENTRENAR

LOS ALIMENTOS NATURALES IDÓNEOS ANTES DE ENTRENAR

Antes de realizar un ejercicio físico es necesario que el cuerpo cargue la energía necesaria para afrontar dicho propósito y que nosotros no desfallezcamos en el intento. Lo ideal es distribuir el alimento en varias comidas diarias (a ser posible cinco) en las que tomemos equilibradamente todos los nutrientes saciándonos pero no saturándonos.

Evidentemente, si queremos estar en buena forma y sanos, además del ejercicio, la alimentación es el otro pilar básico y fundamental para conseguir este objetivo por lo que tenemos que aprender a cuidarla y controlarla, tratando de evitar al máximo ciertos alimentos o productos que sean nocivos o apenas tengan beneficios. Es posible recargar energías con elementos naturales y sencillos, tanto de composición como de forma de cocinar. Estos alimentos nos proveerán de energía de forma saludable que necesitará nuestro organismo para rendir al 100% en nuestros entrenamientos. Algunos de estos productos son:

  • Frutos secos. Son un grandísimo aporte de carbohidratos, fibra y grasas saludables. Liberan energía de absorción lenta. Además, provocan efecto de saciado, lo que eliminará nuestras ganas de continuar comiendo calorías innecesarias. Especialmente recomendados son las nueces, las avellanas o las almendras. Un puñado al día de estos frutos secos es más que suficiente.
  • Fruta. Este tipo de alimento es una excelente fuente de nutrientes. Por un lado, suelen contener un elevado contenido de azúcar natural, necesario para el ejercicio. También contienen agua, vitaminas antioxidantes, fibra y son bajos en contenido graso.
  • Hidratos de carbono simples. Estos, a diferencia de los refinados, no contienen azúcares añadidos ni almidones refinados perjudiciales. Suponen la principal fuente de energía para el cuerpo y los podemos encontrar en alimentos como las legumbres o los cereales integrales, como el arroz integral. Contiene, además, fibra, minerales y vitaminas, por lo que son elementos de un alto valor nutricional. En el caso de las legumbres, amén de hidratos nos aportan fibras y proteínas de origen vegetal, necesarias para la formación y recuperación de los tejidos musculares.
  • Frutas deshidratadas. El proceso de desecación que sufren estos alimentos provoca que se reduzca el contenido de agua de las mismas, aumentando la concentración de los nutrientes. Estas frutas tienen un alto contenido en carbohidratos simples y son también una importante fuente de potasio, calcio, hierro, vitamina B… En este sentido, un alimento destacado dentro de las frutas deshidratadas son los dátiles.

Como podéis ver, existen numerosas alternativas a los productos refinados o más artificiales. Muchas veces, los productos sencillos y cotidianos nos ofrecen un contenido energético muy alto, y este será esencial para que nuestro rendimiento sea siempre del 100%.

nutricion2

¡Comparte nuestros contenidos!