LOS BENEFICIOS DE LAS BEBIDAS ISOTÓNICAS

LOS BENEFICIOS DE LAS BEBIDAS ISOTÓNICAS

Una de las principales consecuencias al realizar ejercicio físico es la sudoración y la deshidratación de nuestro cuerpo. La pérdida de agua puede ser, en ocasiones, muy alta, sobre todo a altas temperaturas o en condiciones de humedad extremas. Esto conlleva la eliminación también de minerales a través de la sudoración como sodio, cloro, potasio…

Por eso, cuando vamos a realizar una actividad física es recomendable hidratar adecuadamente el cuerpo. Esto ha de hacerse antes, durante el ejercicio y después, tras su finalización. Evidentemente, como hemos dicho anteriormente, si las condiciones climáticas son más calurosas y húmedas, prestaremos mucha más atención a esto.

Lo más habitual es beber agua. El líquido elemento es una parte muy esencial de nuestro cuerpo (no en vano somos agua en una proporción del 60%) y por ello hemos de recuperar todo lo que perdemos, pues sino podríamos alterar el correcto funcionamiento de nuestro propio organismo.

Sin embargo, ya hemos dicho que la pérdida no solo es de agua, sino de sales y minerales, que son también importantes para el desarrollo de nuestras funciones vitales. Por todo esto, lo ideal es que consumamos una bebida isotónica, rica también en estos minerales, especialmente durante la actividad deportiva y posteriormente, para recuperar toda la cantidad de la misma perdida.

Hoy en día hay una gran cantidad de marcas que ofrecen múltiples productos isotónicos. Una gran novedad en la actualidad es la incorporación de carbohidratos en estas bebidas, por lo que no solo mantenemos los niveles de agua y minerales corporales, sino que dotamos al cuerpo de energía que sustituye a la que vamos consumiendo durante el desarrollo de la actividad física.

hidratacion2

En este sentido, si vamos a realizar un ejercicio corto pero intenso, será conveniente que elijamos una bebida isotónica con un contenido alto en glucosa, ya que es el principal combustiblecall que usa el cuerpo cuando nos enfrentamos a un ejercicio de una intensidad muy alta además de que es de absorción rápida.  Si, por el contrario, vamos a realizar un ejercicio de larga duración y a una intensidad menor, lo ideal es que nuestra bebida contenga sales minerales e hidratos bajos en glucosa y de absorción más lenta, que combinaremos con otros hidratos en forma de gel, barritas o frutos secos, por ejemplo, durante el ejercicio.

Una buena hidratación durante un entrenamiento o competición nos va a permitir rendir al máximo y retrasará la llegada del cansancio, además de que evitará situaciones peligrosas tales como deshidrataciones, que pueden llevar a desvanecimientos y situaciones más peligrosas, incluso.

¡Comparte nuestros contenidos!