LOS MEJORES EJERCICIOS PARA ENTRENAR EN EL AGUA

LOS MEJORES EJERCICIOS PARA ENTRENAR EN EL AGUA

La natación es uno de los deportes más completos que existe y se puede practicar todo el año en piscinas cubiertas. Además, la llegada del verano nos permite disfrutar del agua también en el mar o en piscinas al aire libre y el calor nos invita a darnos un chapuzón o a entrenar en un ambiente más cómodo, como el agua.
La realidad es que el agua es un medio excelente de entrenamiento. No solo a través de la natación, sino con ejercicios alternativos que podemos hacer en seco, pero que pueden ser realizados también en el agua. Este medio nos proporciona una mayor dureza a la vez que suaviza el impacto de los propios ejercicios en nuestras articulaciones. En este artículo no profundizaremos en los ejercicios propios de la natación, pues son de sobra conocidos, pero sí os enseñaremos otros ejercicios que se pueden hacer en un entorno acuático y que nos reportarán unos beneficios interesantes.

Un clásico es el de rodillas al pecho. Notaréis rápido la diferencia al realizar este ejercicio que consiste en levantar las rodillas al hacer en una piscina o en el mar. El agua nos dificulta el proceso y aumentará nuestras pulsaciones. Al mismo tiempo, además de quemar calorías, estamos realizando un importante trabajo de piernas e, incluso, brazos y hombros, que nos ayudan en el impulso.

Siguiendo con los ejercicios para fortalecer las piernas, podemos realizar trabajo de patada. El primero de ellos consiste en dar una patada con la pierna completamente estirada y tocarnos la puntera con la mano contrario. La resistencia del agua complica este ejercicio. Del mismo modo, podemos realizar una patada trasera, apoyándonos en el borde de la piscina y echando la pierna, completamente estirada, hacia atrás, trabajando nuestros glúteos. Como complemento, podemos trabajar este ejercicio con unas aletas, de forma que incrementaremos la resistencia del agua.

A la hora de trabajar brazos, podemos usar la escalera de la piscina para realizar un ejercicio de tríceps. Este músculo muchas veces no se entrena como se debe y debemos tener en cuenta que es el que da forma al brazo.

Finalmente, si nuestro objetivo es el de realizar un trabajo de cardio, podemos trabajar con ejercicios que hacemos normalmente fuera del agua pero dentro de ella. Un ejemplo son los jumping jacks. La ejecución es la misma: comenzamos en posición completamente estirada y de un salto abrimos las piernas y subimos los brazos. Posteriormente, con otro salto cerramos las piernas y bajamos los brazos. Sin embargo, también podemos optar por lo más sencillo: ¡nadar en la piscina!

¡Comparte nuestros contenidos!

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *