LOS MITOS DEL GIMNASIO

LOS MITOS DEL GIMNASIO

En este post vamos a hablar sobre un tema que a veces parece un expediente X. La realidad es que muchas personas acuden, si no es diariamente, sí semanalmente al gimnasio a entrenar, mejorar su salud y pasar un agradable rato haciendo deporte. Sin embargo, algo tan cotidiano y normal como el gimnasio sigue rodeado de un halo de mitos que a día de hoy siguen sin desmentirse oficialmente y no ayudan a mejorar la imagen del ejercicio y el propio gimnasio. Son los siguientes:

  • Las mujeres no deberían hacer pesas porque se ponen muy grandes. Para empezar, está bien comenzar diciendo que biológicamente es imposible que una mujer alcance el nivel muscular promedio de un hombre, ya que estas no generan tanta testosterona como los individuos de género masculino. Asimismo, el crecimiento muscular no depende solo de las pesas. Trabajando con ellas lograremos fuerza, tonificación… endurecer el músculo. Pero para el crecimiento muscular, la hipertrofia, es necesario comer mucho también. La ingesta de calorías debe ser mayor que la necesaria. Por tanto, es posible realizar entrenamiento de pesas y no “crecer”.
  • Si no entrenas, el músculo se convierte en grasa. Esto es FALSO. Las células adiposas (la grasa) no tienen la capacidad de mutar en tejido muscular y viceversa. Son células con funciones y morfología diferentes y no pueden convertirse unas en otras.
  • Para hacer crecer el músculo es necesario tomar batidos de proteínas. A pesar de que su imagen ha mejorado, los batidos siguen siendo un elemento oscuro dentro del deporte en general y el fitness en particular, llegándose a considerar incluso una sustancia dopante por muchas personas. La realidad es que los batidos, en ocasiones en que no podemos tomar proteína en forma de alimento tradicional (carne, pescado, huevos…) y necesitamos alcanzar la cantidad de proteínas diaria, es una gran ayuda. Pero no pasa de eso, de un complemento nutricional y no tienen ningún beneficio adicional a la hora de ganar músculo, sino que sus proteínas tienen la misma calidad que las que se obtienen de origen animal o vegetal.
  • El cardio es la única forma de perder peso. Lo cierto es que el trabajo de cardio es una gran ayuda para quemar calorías y es recomendable hacerlo. Pero no es la única forma. El hecho de ganar o perder peso depende exclusivamente del balance calórico. Si este es negativo, es decir, ingerimos menos calorías de las que necesitamos, perderemos peso. Si ingerimos más, aumentaremos. Se puede no hacer deporte y bajar peso si tenemos una dieta hipocalórica pero al dejar de ingerir calorías, tampoco tomamos nutrientes que necesitamos. Por eso, lo ideal para bajar peso es una dieta hipocalórica (sin llegar a ser extrema) combinada con ejercicio.
  • La definición muscular se consigue haciendo muchas repeticiones con poco peso. Como hemos visto, la pérdida de peso y, consecuentemente, definición muscular se consigue con el déficit calórico. Hacer muchas series de muchas repeticiones nos ayudará a quemar calorías, pero no tiene un impacto directo con la definición. En este sentido, ocurre lo mismo con la grasa abdominal, que no se quema haciendo abdominales, pues la pérdida de grasa no es localizada. Se ha de hacer a través de la dieta.
¡Comparte nuestros contenidos!

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

dieciocho − 11 =