MOTÍVATE PARA ENTRENAR A PRIMERA HORA DE LA MAÑANA

MOTÍVATE PARA ENTRENAR A PRIMERA HORA DE LA MAÑANA

A veces es difícil encontrar tiempo para entrenar a lo largo del día debido a los apretados horarios que tenemos durante la semana. También ocurre que, por la tarde-noche, al haber terminado todas las tareas, ya disponemos de tiempo libre para poder entrenar. Sin embargo, el cansancio provoca que no nos apetezca salir a realizar nuestra rutina de ejercicios. Por eso, hoy os proponemos la posibilidad de entrenar a primera hora del día. Sí. Sabemos que es duro y a mucha gente no le gusta madrugar, pero entrenar a primera hora supone comenzar el día con energía, con buen pie y con la sensación de tener ya parte de los deberes hechos. Hoy os vamos a dar una serie de consejos para afrontar estos entrenamientos mañaneros de la mejor manera y que se conviertan en un hábito.

  • Ten en mente por qué lo haces. Si tienes claro el objetivo que estás persiguiendo (perder peso, ganar fuerza, conseguir terminar tu primer 10k…), el acto de calzarse las zapatillas será más sencillo y tendremos un motivo, no solo el ir por “estar en forma”.
  • Ten preparada la sesión en la cabeza. Cuando vayas a entrenar has de tener claro qué toca ese día: intervalos, fuerza, 1000m de natación… Saber de antemano lo que vas a hacer y no dejar nada a la improvisación o incertidumbre nos animará y motivará más cuando nos levantemos y no correremos el peligro de saltarnos el entrenamiento, pues no iremos solo por hacer acto de presencia, sino con un motivo.
  • Planifica la semana. Siguiendo el hilo del punto anterior, una planificación semanal es una gran ayuda para seguir la evolución de nuestros entrenamientos y saber qué tenemos que hacer cada día para mejorar y no caer lesionados o en el aburrimiento y rutina. Así podremos contemplar también imprevistos y podremos planificar descansos también.
  • Deja todo preparado la noche anterior. Es conveniente que el día anterior dejemos listo todo el material que vayamos a utilizar al día siguiente. Si vamos al gimnasio, la bolsa con la ropa, toalla, cosas de ducha, zapatillas… Si vamos a la piscina, el bañador, toalla, chanclas, gorro, gafas, palas, pull boy, etc. Y si vamos a coger la bici, además de dejar la ropa, casco, gafas y demás listos, también convendría dejar las ruedas hinchadas y cadena engrasada para salir sin preocuparnos de hacerlo por la mañana.
  • El ejercicio es el mejor despertador. Aunque los primeros instantes tras la alerta del teléfono o despertador puede que sean terribles y saquen algún que otro demonio que llevamos dentro, la actividad física a primera hora del día activará todo nuestro cuerpo y estaremos perfectamente espabilados para el resto de quehaceres, trabajo y demás que tengamos a lo largo del día.
  • Si el entrenamiento no es tu parte favorita, habrás logrado quitarte esa “carga” rápido y a primera hora, ¡así que el reto lo has superado y tienes el resto del día para ti u otras cosas!
¡Comparte nuestros contenidos!

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *