¡NO HAY EXCUSAS PARA ENTRENAR CUANDO ESTAMOS DE VIAJE!

¡NO HAY EXCUSAS PARA ENTRENAR CUANDO ESTAMOS DE VIAJE!

Muchos de nosotros aprovechamos no solo las vacaciones, sino algún finde o días sueltos para irnos de vacaciones. Es una oportunidad excepcional para evadirse del trabajo, la rutina, los problemas…. Pero a veces, asimismo, no vamos a poder entrenar probablemente como lo hacemos durante el día a día. Sin embargo, esto no ha de ser una excusa, ya que vamos a ver cómo se puede entrenar cuando estamos de viaje de una forma óptima.

¡La excusa de que estamos de viaje no nos sirve porque meter en la maleta unas deportivas y algo de ropa de deporte no cuesta nada! En el mejor de los casos, si vamos a un hotel, podremos disfrutar de un gimnasio en el que pasar al menos media hora o una hora ejercitándonos como hacemos habitualmente pero, ¿qué pasa cuando nos vamos de viaje y no vamos a tener nuestro gimnasio normal?

La actividad más sencilla es salir a correr. Como hemos dicho anteriormente, no cuesta nada meter unas zapatillas y algo de ropa de correr en la maleta y cuesta menos aún dedicar media hora diaria, al menos, a poder ejercitarse. Un buen momento es a primera hora de la mañana, nada más levantarse y en ayunas. Así comenzaremos el día con buen pie, repletos de energía y con todo el tiempo por delante para dedicarlo posteriormente a nuestras vacaciones.

Asimismo, otra opción, si queremos trabajar la musculatura es llevar con nosotros unas gomas elásticas o unas cuerdas de TRX. Las gomas elásticas nos permitirán trabajar incluso sin salir de casa, del hotel… y son un complemento ideal para tonificar la musculación. En cuanto a las cuerdas de TRX, el entrenamiento en suspensión que nos proporciona este aparato usando nuestro propio peso corporal es increíble. No obstante, para este supuesto convendría salir a la calle pero cualquier árbol, una farola o un poste pueden ser nuestros aliados perfectos para realizar este tipo de entrenamiento.

Y si no podemos o queremos usar este tipo de materiales, siempre podemos entrenar la fuerza de otra forma, usando nuestro peso. Podemos realizar flexiones, sentadillas, dominadas, trabajo abdominal y de core… Con sesiones cortas pero de alta intensidad podemos conseguir un entrenamiento muy interesante sin apenas perder tiempo o dejar de dedicárselo a otros menesteres en esos días en los que estamos fuera pero,  a la vez, podremos seguir manteniendo y mejorando nuestra forma y fuerza física.

Así que ya lo veis: el que no entrena es porque no quiere. ¡Que salir de viaje no sea una excusa!

¡Comparte nuestros contenidos!

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *