¡PISA FUERTE EN CICLO INDOOR!

¡PISA FUERTE EN CICLO INDOOR!

Los practicantes habituales de ciclo indoor os habréis fijado que los pedales de las bicicletas tienen dos caras: por un lado un calapié de toda la vida donde encajar la puntera de la deportiva y por otro una especie de pedal metálico. Asimismo, os habréis fijado que muchos compañeros y el monitor llevan zapatillas específicas, de ciclismo, para realizar esta actividad.

Precisamente este tipo de zapatillas llevan acopladas en la suela unas calas que se enganchan en los pedales, provocando que los pies no se muevan ni pierdan la posición que tienen en el pedal. Todo esto, además, conlleva una serie de ventajas añadidas que veremos a continuación.

En primer lugar, la principal característica (y, por ende, ventaja) de este tipo de calzado es que posee la totalidad de la suela rígida. Aunque a la hora de pedalear, tan solo un tercio del pie está en contacto con el pedal, la rigidez de la suela hace que la fuerza ejercida se distribuya por todo el pie, aprovechándola en su totalidad.

Como hemos dicho antes, estas zapatillas se unen a los pedales gracias a unas calas instaladas en las suelas. La colocación de dichas calas suele ser una de las dudas más grandes que generan entre los primerizos a la hora de usar el calzado automático para ciclismo. La instalación parece complicada, pero en realidad no lo es. La cala tiene que ir colocada justo donde comienza el primer metatarsiano del pie, conocido popularmente como el “juanete”. Ese es el punto correcto de colocación y con el que transmitiremos una mayor fuerza en nuestra pedalada.

zapatillas2

Evidentemente, la cala, una vez ajustada en la posición del metatarsiano, tiene que mantener nuestro pie en una posición centrada y permitiendo un movimiento natural de la rodilla. Una vez que estamos subidos en la bici y enganchados en los pedales, las calas nos permiten mantener siempre la misma posición sobre ellos de forma que no forzamos movimientos bruscos que puedan ocasionar lesiones. Además, otra de las grandes ventajas que nos ofrece el calzado de ciclismo es la posibilidad de realizar un pedaleo redondo y no solo haciendo fuerza hacía abajo (a “pistonazos”). Un pedaleo redondo significa una implicación de más músculos. De esta manera, trabajamos más músculos de nuestras piernas y, al mismo, tiempo, evitamos posibles sobrecargas o lesiones de ellos ya que el trabajo se distribuye entre diferentes músculos.

Las zapatillas usadas en las clases de ciclo indoor son, normalmente, de mountain bike y usan calas tipo SPD. Estas zapatillas son más cómodas que las de carretera ya que la cala es más pequeña y está situada por debajo del nivel de la suela. Así no es necesario andar como patos por el gimnasio y no correremos riesgo de caernos. En cualquier caso, si estás interesado en hacerte con unas zapatillas de este estilo, consulta primero con tu monitor para saber qué tipo de cala has de comprar.

Como veis, si os gusta el ciclo indoor, nosotros os recomendamos el uso de este tipo de calzado ya que presenta muchas ventajas y es, de lejos, mucho más cómodo que un calzado deportivo tradicional para la práctica de esta actividad.

¡Comparte nuestros contenidos!