PLANIFICA TU ENTRENAMIENTO

PLANIFICA TU ENTRENAMIENTO

El primer paso que tenemos que dar a la hora de ponernos a hacer ejercicio y llevar un estilo de vida sano y saludable es tener ganas y querer dar ese paso que nos lleve hacia ese nuevo estilo de vida. Muchas veces las ganas y la motivación nos llevan a entrenar bien y con frecuencia durante un periodo de tiempo determinado, pero en otras ocasiones esa motivación desaparece tan pronto como vino y abandonamos la rutina deportiva.

Una de las causas del abandono repentino se debe a la falta de planificación, que puede provocar varias cosas. Por un lado, que no sepamos qué entrenar, ni cuándo ni cómo. Por otro lado, que al no planificar la rutina termine siendo anodina y plana, sin modificaciones ni cambios y que eso nos lleve a estancarnos y no mejorar, con la consecuente desmotivación que nos hará abandonar esa actividad.

Por eso, os recomendamos que tengáis una planificación de vuestro entrenamiento. Una tabla con los entrenamientos planificados es la base de un trabajo correcto. No importa el tipo de ejercicio que hagamos (gimnasio, carrera, ciclismo…) pero en siempre tenemos que intentar tener una tabla de entrenamientos y, a ser posible, creada y controlada por un monitor o entrenador.

A la hora de planificar nuestra tabla con nuestros entrenamientos, tenemos que tener en cuenta varios factores. El primero de ello, y muy evidente, es saber en qué situación física nos encontramos. No es lo mismo comenzar de cero que tener ya una base sólida creada tras años de entrenamiento. En segundo término tenemos que saber cuántas horas podemos/queremos dedicar a entrenar, pues no es lo mismo dedicar siete horas cada semana que trece, por ejemplo.

planificacion1

Una vez tenemos estos parámetros, nosotros o nuestro entrador vamos a poder plasmar una serie de entrenamientos en la tabla, totalmente planificados. Así vamos a saber siempre qué nos toca cada día (es una forma de evitar la monotonía o llegar al gimnasio o a nuestro lugar de entrenamiento y no saber qué hacer) pero, sobre todo, lo que nos va a permitir la planificación es establecer las cargas adecuadas para cada entrenamiento.

Esto es importantísimo porque a la hora de entrenar tenemos que saber discernir qué días toca más carga y qué días son de reposo activo o de menor intensidad (esto aplicado a la carrera, ciclismo, natación…). Si, por el contrario, estamos en el gimnasio, la planificación nos ayudará a distribuir las cargas de trabajo para cada grupo muscular, de forma que cada día entrenemos unos grupos musculares diferentes. Así, mientras un día trabajamos unos, al mismo tiempo damos descanso a otros. Por supuesto, con nuestra planificación no nos olvidaremos tampoco del trabajo de cardio, esencial para quemar grasas, y que muchas veces, por no planificar, no sabemos cuándo realizarlo.

Una correcta planificación nos va a permitir progresar deportivamente, crear y asimilar una rutina deportiva que no nos lleve al aburrimiento y, lo más importante, evitar (al menos todo lo posible) lesiones por sobreesfuerzo ya que en todo momento tendremos controlado y planificado nuestro entrenamiento.

¡Comparte nuestros contenidos!