¿QUÉ TIPO DE CARDIO HACER EN EL GIMNASIO?

¿QUÉ TIPO DE CARDIO HACER EN EL GIMNASIO?

Los días que toca hacer entrenamiento cardiovascular son, en ocasiones, un gran dilema. No sabemos muy bien si usar la cinta de correr, entrenar en la elíptica o machacarnos en la máquina de remo. Si bien las tres máquinas nos sirven para quemar calorías, cada una tiene unas especificaciones propias y, además, cada una de ellas nos permitirá fortalecer unas partes diferentes o no dañar otras.

Vamos a comenzar con la cinta de correr. Esta máquina es una de las clásicas dentro de cualquier gimnasio (¿quién no la ha probado alguna vez?) y es, posiblemente, una de las que más amor-odio genera. Muchas personas consideran que correr en cinta es aburridísimo y no les falta razón, pues correr al aire libre convierte la actividad de la carrera en algo mucho más llevadero, divertido y emocionante. Sin embargo, la cinta puede ser una aliada perfecta para diversas ocasiones. Por ejemplo, cuando las condiciones climáticas son adversas, como puede ser el frío o calor extremo, la lluvia, nieve… en todos estos casos, una sesión de cinta nos puede salvar el entrenamiento de ese día y no correremos riesgo alguno de enfermar o sufrir algún otro tipo de lesión.

Asimismo, la cinta es ideal para realizar entrenamientos interválicos o fartlek, pues podemos realizar una actividad con ritmos previamente establecidos a la velocidad o ritmo que deseemos y así cumpliremos perfectamente. También nos permite trabajar con cuestas, pues podemos modular la pendiente haciendo que el entrenamiento sea mucho más exigente.

Por el contrario, el aburrimiento es el principal enemigo de esta máquina, como la de casi cualquiera que consista en entrenamiento Indoor.

A medio camino entre andar y correr nos encontramos con la elíptica. Esta máquina es ideal para aquellas personas que no desean trabajar con tanta intensidad como con la que nos podemos encontrar en la cinta de correr. Además, su principal ventaja es que elimina todo el impacto que genera la carrera en las articulaciones por lo que es menos lesiva.

Sin embargo, la elíptica es más problemática para las personas bajitas, pues puede que no lleguen con demasiada holgura a las barras para mover los brazos.

La tercera en discordia es la máquina de remo. Esta es una de las mejores y más completas máquinas de entrenamiento que podemos encontrar en un gimnasio. Nos va a permitir realizar un entrenamiento tanto cardiovascular como de fuerza de nuestros trenes inferior y superior, además del core. Podremos realizar entrenamientos en función del tiempo, la distancia o con diferentes intervalos de intensidad, trabajando así todo nuestro cuerpo.

En cuanto a los inconvenientes del remo, se trata de una actividad con una técnica especial. Con esto, queremos decir que no se puede realizar de cualquier forma, sino que es necesario conocer la técnica y postura correctas para así trabajar correctamente los diferentes grupos musculares y evitar caer lesionados. Sin embargo, con una técnica y coordinación correcta, sin duda el remo es la actividad ideal para trabajar en el gimnasio.

¡Comparte nuestros contenidos!

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *