SALA VS CLASES COLECTIVAS

SALA VS CLASES COLECTIVAS

Una de las preguntas más frecuentes entre los usuarios menos habituales o nuevos (y también entre los más veteranos) es sobre cuál es la mejor manera de ponerse en forma según todas las posibilidades que nos ofrece un gimnasio. En este caso, nos referimos a si es mejor realizar el entrenamiento en la sala de musculación o apuntarse a las clases colectivas.

Si nos ponemos en una situación ideal, con disponibilidad absoluta y mucho tiempo para acudir al entrenamiento y entrenar, entonces podríamos dedicar varias sesiones en la sala de musculación y otras varias en las clases colectivas. Pero, como en la mayoría de los casos todos tenemos vidas un poco ajetreadas, tendremos que decidir qué es lo que más nos conviene.

En primer lugar, tenemos que seleccionar qué objetivo estamos buscando. No es lo mismo querer adelgazar y tonificar ligeramente los músculos que coger masa muscular o iniciarse en el camino del “body building”, por ejemplo.

Si nuestro objetivo esencial es moldear el cuerpo, bien sea ganando masa muscular o para moldear el cuerpo, debemos realizar nuestros entrenamientos sobre todo en la sala de musculación. Las pesas nos ayudarán a provocar las microrroturas fibrilares necesarias para la hipertrofia muscular. Aquí hay que hacer un inciso, sobre todo para el público femenino. Chicas, no temáis, no os pondréis extremadamente musculosas solo por realizar ejercicios con pesas. La creación de músculo es un ejercicio muy complejo que requiere no solo de entrenamiento específico, sino de una alimentación hipercalórica que incluya muchos carbohidratos y proteínas, que favorecerán el aumento muscular.

Asimismo, aunque no lo parezca a simple vista, ejercitar los músculos con pesas nos ayudará también a perder grasas. El músculo demanda de mucha energía y aumenta nuestro metabolismo, lo que facilita la pérdida de grasas. También podremos realizar ejercicios de cardio específicos en la sala de musculación en las cintas de correr, en las bicicletas estáticas, en las elípticas o en las máquinas de remo.

 

Ahora bien, ¿qué pasa si somos más perezosos a la hora de ponernos a hacer ejercicio, nos gusta socializar mientras hacemos deporte o nuestros objetivos son sobre todo de pérdida de peso y la mejora de nuestra capacidad aeróbica? Entonces las clases colectivas son una opción ideal.

Lo primero que hemos de hacer es informarnos de las que nos ofrece nuestro gimnasio y elegir en función del tipo de ejercicio que queramos realizar. En nuestro caso, si queremos mejorar nuestra capacidad aeróbica y resistencia, las clases de Ciclo Indoor serán la mejor opción. Si, por el contrario, queremos trabajar la fuerza-resistencia y explosividad, las clases de GRIT o BodyPump serán perfectas para este fin.

Con las clases también podemos mejorar otros aspectos como la mejora de la flexibilidad gracias al Yoga o potenciar y tonificar partes específicas como los abdominales (ABD).

Como veis, el rango de actividades y capacidades que se pueden trabajar en un gimnasio es muy amplio. ¡Ahora os toca a vosotros decidir!

¡Comparte nuestros contenidos!