SE ACERCA EL INVIERNO… Y TOCA SALIR A CORRER

SE ACERCA EL INVIERNO… Y TOCA SALIR A CORRER

Esta época del año nos plantea muchas dudas a los que nos gusta salir a correr. ¿Qué ropa me pongo? ¿Todas estas capas serán suficientes? ¿Llevo los guantes o los dejo en casa? ¿Térmica de manga larga o corta? Todas estas preguntas, y muchas más, es posible que os las formuléis algunos de vosotros cuando salís a correr en invierno.

Lo primero que tenemos que tener en cuenta cuando llega el frío es que, aunque la temperatura y la sensación térmica sean bajas en un primer momento, cuando llevemos diez minutos de carrera esa sensación subirá unos diez grados. Esto significa que es posible que pasemos algo de frío en un primer instante, o que notemos entumecidos nuestros músculos y piernas, pero luego esa sensación se irá. Sin embargo, precisamente este es el primer gran error que cometen muchas personas: dejarse guiar por la temperatura y sensación térmica exterior sin tener en cuenta que el cuerpo se activará y subirá su temperatura con el ejercicio. Y esta subida provocará una deshidratación de la que encima muchas veces no somos ni conscientes debido a las condiciones climáticas.

A la hora de abrigarse, lo ideal es cubrir de forma correcta aquellas zonas del cuerpo por las que se pierde más calor. En concreto, la cabeza y el tronco (y, en algunos casos, las manos). Si la temperatura es realmente baja, un gorro fino o una cinta son aconsejables, especialmente para cubrir la zona de las orejas. En el caso del tronco, lo ideal es vestirse por capas. Es aconsejable llevar una primera capa de un tejido térmico y ajustado, transpirable. Por eso, la mejor elección son las camisetas térmicas. La longitud de la manga dependerá del gusto del usuario y de su tolerancia al frío. Si el corredor no es friolero, o la temperatura no demasiado baja, por encima de diez grados, se puede usar una camiseta técnica directamente, sin ponerse una térmica antes.

invierno2

Tras la térmica y, según el frío que haga, podemos llevar una camiseta técnica, una de manga larga o un cortavientos, una prenda más gordita y que nos protegerá de temperaturas bastante bajas y del viento. En cualquier caso, lo que tenemos que tener en cuenta es que nunca hemos de usar una camiseta de algodón como primera capa, ya que estas no transpiran, sino que absorben el sudor y nos empapan.

Para las piernas, lo ideal es una malla térmica larga o hasta los gemelos cuando la temperatura baja de diez grados. Esta parte del cuerpo entrará en calor rápidamente ya que es la que desarrolla la parte más importante del movimiento y ejercicio. Es importante saber que los tobillos son una de las partes que más sufre por el frío y es necesario un buen calentamiento a la hora de ponerse a correr. Esto implica que ya tenemos que tomar medidas y llevar la zona bien protegida, con unos buenos calcetines técnicos y térmicos y realizar un buen calentamiento.

Finalmente, además de la ropa, tenemos que tener en cuenta que el cuerpo tarda más en entrar en calor en esta época del año por lo que tendremos que alargar el periodo de calentamiento antes de lanzarnos a realizar los ejercicios principales del entrenamiento, ya sea de series o una tirada larga a ritmo sostenido.

¡Comparte nuestros contenidos!