Sólo hay una forma de adelgazar

Sólo hay una forma de adelgazar

adelgazar-haciendo-deporte

Hay personas que se pasan la vida probando dietas, de un lado a otro, nutricionistas, endocrinos, dietistas… La preocupación por nuestro aspecto ha despertado un universo de complejos y el afán de perseguir el sueño de verse bien hasta convertirse, en algunos casos, en una verdadera obsesión. Sin embargo, un reciente estudio de la Universidad de Nueva Gales, en Australia, viene a sacar unas conclusiones muy curiosas sobre cómo nuestro organismo pierde peso. Sólo hay una forma de adelgazar ¿quieres saber cómo? 

En realidad, existen un montón de lagunas para responder a la eterna cuestión de «qué pasa con la grasa de nuestro cuerpo cuando perdemos peso». Hasta ahora, diferentes teorías explican, sin demasiada base científica, que  la grasa perdida se transforma en energía o en calor. Pero según el primer estudio realizado por la Escuela australiana de Biotecnología y Ciencias Biomoleculares de la Universidad de Nueva Gales, «la mayor parte de la masa que se pierde se expira en forma de dióxido de carbono». Toma ya!

A ver, esto que suena tan abstracto viene a decir básicamente que el órgano fundamental que interviene en la pérdida de grasa corporal son nuestros pulmones, y que es a través de la respiración la forma en que nuestro cuerpo adelgaza. Qué, ¿cómo se te queda el cuerpo? Pero fíjate en los datos que arroja la investigación, que asegura que perder 10 kilogramos de grasa supone inhalar 29 kilogramos de aire.

Cómo llegan a esta conclusión

Pues ahora sí que te vas a quedar ojiplátic@. Para llegar a estas conclusiones, los investigadores han hecho un rastreo de los átomos de grasa que se pierden en la respiración. La fórmula de la grasa es una mezcla de carbono, oxígeno e hidrógeno. Según el estudio, los átomos de oxígeno se comparten entre el CO2 y el H2O (agua) en una proporción de 2 a 1. Eso supone que de cuatro átomos exhalados de  O2 (oxígeno), dos de ellos se eliminan en los fluidos corporales (sudor, lágrimas y orina).

Así, de 10 kilogramos de grasa perdida, un total de 8,4 kilogramos se van en la respiración como CO2 a través de los pulmones, y el resto (1,6 kg.) se transforman en agua, que se pierde a través de los fluidos corporales.

Pero claro, ahora dirás ¿qué me dices? Normal, el CO2 que exhalamos no se ve (es gas), y precisamente por ello, existe una extendida creencia por la que siempre se piensa que las grasas que perdemos se convierten en calor o en energía, cosa que, según el estudio «iría contra la Ley de Conservación de la masa».

¿Y si respiro más adelgazo más?

Ahora que lees esto, no te pongas a respirar como un búfalo porque no va a tener ningún resultado. Bueno, sí, puede que te hiperventiles y te den mareos. No, no adelgazas más por respirar más. Entonces ¿qué? el secreto es conocido universalmente: la manera de adelgazar es hacer deporte. Cuando entrenamos incrementamos nuestra tasa metabólica. Esto se traduce en que necesitamos más oxígeno para que nuestro cuerpo y nuestros músculos sigan realizando una actividad con normalidad. Tomar más oxígeno del aire implica exhalar mayor cantidad de CO2, con la consiguiente pérdida de grasa, tal y como se refleja en el estudio.

 

¡Comparte nuestros contenidos!

2 Comments

  1. Patricia | 25/03/2015 at 10:09
     

    Totalmente de acuerdo, el deporte o en personas con más problemas físicos, cualquier actividad física, ya sea pasear, es vital para cualquier dieta de adelgazamiento. También siempre que se siga un plan adecuado de dieta y ejercicio la Lcarnitina puede ayudar mucho.

    • Redacción Star Sport | 27/03/2015 at 09:53
       

      Gracias por tu comentario, Patricia.