SUPLEMENTOS DEPORTIVOS, ¿ALIADOS O ENEMIGOS?

SUPLEMENTOS DEPORTIVOS, ¿ALIADOS O ENEMIGOS?

A estas alturas ya hemos comprendido la importancia que juega la alimentación junto con el entrenamiento y el descanso a la hora de mejorar nuestro cuerpo y conseguir una buena forma física. Cada vez estamos más concienciados sobre estos aspectos y pasamos más tiempo cuidándolos al detalle.

En el caso concreto que nos ocupa, basta decir que una correcta alimentación es clave para conseguir que el cuerpo tenga siempre los nutrientes necesarios para poder rendir al 100% en cada entrenamiento y recuperar debidamente tras ellos. Somos lo que comemos.

Normalmente, al iniciarnos en una rutina de entrenamiento que supone un cambio de hábitos en nuestra vida, estos cambios afectan también a nuestra alimentación. El entrenamiento supone un desgaste añadido para el cuerpo y tenemos que ser capaces de devolver todos los nutrientes para el cuerpo. Esto requiere una alimentación sana, limpia y adecuada a casa cuerpo y los objetivos que se quieren conseguir. No será la misma alimentación para una persona que está deseando perder peso que para alguien que buscar ganar masa muscular. Ni siquiera las cantidades serán las mismas para aquellas personas que se dediquen al fitness pero que tengan pesos diferentes.

Aquí entran en juego los protagonistas del artículo: los suplementos deportivos. Estos pueden ser de muchos tipos distintos y formas: proteínas en polvo, en barritas, creatina, aminoácidos, quemadores de grasa, sales minerales, carbohidratos, vitaminas…

La pregunta que nos hacemos todos es: ¿son necesarios los suplementos para mejorar nuestro estado físico? Además, surgen con respecto a esto otras dudas relacionadas, tales como: ¿son los suplementos deportivos peligrosos? O ¿Se pueden considerar dopaje?

La realidad es mucho más sencilla que todo lo que se murmura. Los suplementos por sí mismo no son peligrosos, pero tampoco son sustitutivos de ninguna comida. Como su propio nombre indica, son aportes de nutrientes que pueden venir muy bien en determinados momentos, como un batido recuperador nada más terminar de entrenar si no estamos en casa o no vamos a pasar pronto o realizar alguna de nuestras comidas normales. Un suplemento puede ser también un gel que nos tomemos en bici entre puerto y puerto en esa jornada dura de montaña que nos planteamos.

Si bien es cierto que con una dieta correcta y, al menos, cinco comidas al día no sería necesario recurrir a suplementos, estos pueden ser un aporte muy bueno de nutrientes en un momento determinado que nos ayudará a recuperar antes o recibir in aporte extra y rápido de energía. Os ponemos un ejemplo. Tomar un batido o barrita de proteínas nada más terminar el entrenamiento en el gimnasio nos aportará una buena cantidad de proteínas que serán asimiladas rápidamente, durante la ventana metabólica que se crea en los 30 minutos siguientes al ejercicio. Luego ya en casa podremos preparar la comida normal que nos toca y aportar al cuerpo el resto de nutrientes que necesita. ¿Esto quiere decir que el batido sea necesario siempre? Ni mucho menos, podemos sustituir ese batido por otro alimento de origen natural como una lata de atún, pavo, queso, frutos secos con alto contenido en proteínas como los cacahuetes… El fin es el mismo, pero sí es cierto que el batido es más fácil de llevar, preparar y tomar al estar fuera de casa.

Esperamos que con esto hayáis esclarecido un poco vuestras dudas al respecto de los suplementos deportivos.

¡Comparte nuestros contenidos!

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

cuatro + 13 =