Tagged as: deportista

DEPORTISTAS DE ÉLITE


Ser deportista de élite es mucho más difícil de lo que parece a simple vista. Nos imaginamos una vida llena de lujos, de coches, de viajes a sitios paradisíacos…

Pero la verdad es más dura de lo que parece. Para llegar a lo más alto de una disciplina es necesaria una gran inversión en tiempo, esfuerzo y dinero.

Ningún deportista nace siendo de élite, hay que llevar una vida muy sacrificada para poder llegar a lo mas alto, por eso os vamos a contar los sacrificios de un atleta.

Muchas son las personas que practican el running por placer, por hacer un poco de ejercicio o estar en contacto con la naturaleza, pero un atleta de élite lo ve como un trabajo.

Entre estos sacrificios destacan el levantarse a las 6:00 de la mañana para entrenar, volver a casa para cambiarte, ir a trabajar a las 8:00 y salir de trabajar, volver a entrenar, llegar a casa y caer rendido porque no te queda fuerza en el cuerpo, pero eso no sale en la tele. ¿Para cuando la vida social?

Tu vida social se reduce a tu familia, tus amigos, y tu equipo de entrenamiento.

La comida es una de las cosas más placenteras de esta vida, pero ¿lo es tanto cuando comes todos los días lo mismo? Una dieta  marcada por el arroz y la pasta aburre hasta al presidente de corea, pero así es la vida de un atleta.

Desde el punto de vista económico, no siempre es fácil lidiar con la carrera de un atleta, mucho es el dinero que hay que dejarse en la comida, suplementación, viajes e indumentaria para tener un buen rendimiento, por lo que tienes que tener un colchón económico detrás muy grande.

También son muchos los problemas de salud que nos encontramos en el cuerpo de un atleta, estamos de acuerdo en que la falta de ejercicio es muy perjudicial para la salud, pero del mismo modo lo es el llevar a tu cuerpo hasta unos límites tan altos durante mucho tiempo, y a la larga se acaba notando.

En definitiva, deberíamos aprender a mirar mas allá de lo que un deportista hace en la tele, de los triunfos, las victorias, el orgullo; y debemos reconocer ya no solo eso, si no también el esfuerzo que lleva detrás, el sacrificio de el que a lo mejor no ha ganado, pero ha superado la marca personal, esa persona que no es tan famosa pero en cambio lleva 4 años entrenando para una carrera.

 

 

 

LOS PELIGROS DEL SOBREENTRENAMIENTO


Alcanzar una forma física óptima requiere de constancia en varios aspectos. Seguramente, el más importante y el que antes nos venga a la mente a todos es el del entrenamiento. Asimismo, si queremos ganar masa muscular, perder grasa, etc. La alimentación también es otro aspecto fundamental a tener en cuenta y que cuidamos. Sin embargo, el tercer elemento en discordia, igual de importante (o más) que los dos anteriores, y al que a veces no le prestamos tanto caso, es el descanso.

Y es que nuestro cuerpo necesita descansar tras una sesión de entrenamiento. Este periodo posterior es vital para recuperar las fibras musculares desgastadas tras una sesión deportiva. Por tanto, cuando nos referimos a descanso, no solo hablamos del descanso entre series o ejercicios, sino el descanso entre sesiones de entrenamiento. Si este no es lo suficientemente adecuado y amplio nos podrá provocar un efecto que no deseamos, el temido sobreentrenamiento.

La causa principal que nos lleva a esta situación es, evidentemente, un entrenamiento excesivo, por encima de nuestras posibilidades. Sin embargo, esto se puede dar también debido a llevar una mala hidratación o una alimentación desequilibrada. La mayoría de las veces es complicado diagnosticar un caso de sobreentrenamiento. Por eso, hay que estar atento a una serie de parámetros que nos podrán indicar si estamos ante esta situación o no. Entre estos, destacan la disminución en el rendimiento (de forma continua, no aislada o un bajón en un entrenamiento), el cansancio excesivo durante el día, dificultad para relajarse, aumento del pulso en reposo, músculos doloridos, aparición de lesiones relacionadas con la sobrecarga…

En muchas ocasiones se llega a esta situación porque el deportista sufre una obsesión con el entrenamiento y piensa que tiene que entrenar todos los días, de forma continua y a un alto ritmo, sin dejar que el cuerpo descanse y asimile el entrenamiento anterior.

El sobreentrenamiento no tiene un tratamiento concreto, sino que hay que ajustar todas las posibles desviaciones que se produzcan. En el caso de que haya alguna lesión muscular, entonces sí que es necesario tratar dicha lesión de modo correspondiente. Sin embargo, para recuperarse del sobreentrenamiento lo principal es el descanso. Es posible que la persona que sufra de este síndrome tenga que parar por completo o, casi por completo, de forma que no se fuerce al cuerpo y este pueda recuperar sus valores anteriores.

Además de ajustar el volumen de entrenamiento, también será necesario revisar las pautas alimentarias y ver qué deficiencias o carencias puede tener la persona afectada en cuanto a nutrientes básicos.

Por eso, para evitar todo esto, se recomiendo entrenar con cabeza, siempre bajo la supervisión de un entrenador profesional que sepa ajustar las cargas de entrenamiento en función a las capacidad del deportista y sus objetivos.

LA FALTA DE MOTIVACIÓN, EL ENEMIGO DEL DEPORTISTA


El ingrediente principal, el motor sobre el que giran normalmente nuestras aspiraciones deportivas o retos que buscamos cumplir es la motivación. Según la RAE, la motivación es el conjunto de factores internos y externos que determinar en parte las acciones de una persona. En efecto, estamos de acuerdo que, en nuestro caso, hay una serie de factores que nos mueven a buscar unas metas o unos logros a nivel deportivo con los que soñamos y por los que nos desvivimos. Leer Más