pretty little thing cheap clothes first marriage

the research into the connection anywhere between husband in addition to the quantity of a variety of societies was first definitely based on cheap replique rolex under $61.

remy wigs for sale are the best quality wig types available and offer the most natural look for wearers.

Tagged as: rendimiento

INTRODUCE RUTINAS DE HIIT EN TU ENTRENAMIENTO


Muchos de vosotros sabéis qué es el entrenamiento interválico y las series. Es un método ideal para preservar masa muscular y quemar grasas a través del aumento del gasto calórico. Para optimizar el rendimiento, lo ideal es combinarlo con el entrenamiento tipo LISS, es decir, el de cardio de baja intensidad pero de más duración. Sin embargo, hoy nos centraremos en el HIIT de carrera. Leer Más

ANÍMATE A ENTRENAR POR LAS MAÑANAS


Seguramente, por tus hábitos laborales y rutinarios, tus entrenamientos sean siempre por la tarde (excepto los fines de semana, tal vez). Si perteneces a este perfil, entonces reconocerás que alguna vez te has saltado el entrenamiento del día porque has salido tarde del trabajo, estás cansado o tienes que cocinar y preparar cosas para el día siguiente y estás sin ganas de nada. No te preocupes, no te estamos acusando de nada, esto es totalmente normal. Por eso, queremos animarte a que empieces a entrenar por la mañana y te daremos algunos trucos para ello: Leer Más

FACTORES QUE AFECTAN A TU ENTRENAMIENTO


Muchas veces nos preguntamos por qué no estamos rindiendo a nuestro mejor nivel en los entrenamientos o por qué nos sentimos cansados. Hoy os vamos a contar qué factores influyen en el rendimiento, y ninguno de ellos está relacionado con la dieta y la alimentación.

  • Poco descanso. Una mala noche, una racha de poco sueño por motivos de trabajo, familares, etc. Todo ello va a limitar nuestro rendimiento porque el descanso es un pilar fundamental para rendir al 100%. La falta de descanso provoca que nuestro organismo no esté totalmente recuperado del día anterior, en el que seguramente hayamos trabajado, entrenado, llevado a cabo otras actividades cotidianas… Todo esto nos lleva a una alteración de la percepción del esfuerzo, ya que pensaremos que estamos realizando un ejercicio superior al que haríamos en condiciones normales.

 

  • Gripe y resfriados. Por supuesto, si estamos con fiebre es posible que directamente no podamos ni levantarnos de la cama si nuestra temperatura corporal es alto (más de 38º). En el caso de los resfriados, seguramente no nos limiten tanto en el rendimiento durante el esfuerzo físico sino que impedirán o limitarán el proceso de recuperación. Conviene recordar también que el ejercicio físico es una ayuda importante en la mejora de nuestro sistema inmunológico, y ayuda a prevenir infecciones y enfermedades.
  • La temperatura del gimnasio influye. Normalmente podemos encontrar dos ambientes distintos. En verano los aires acondicionados dominan las salas del gimnasio mientras que en invierno es la calefacción la que toma el mando. En este caso, el calor nos afecta aumentando nuestra temperatura corporal y, por ende, la sudoración como mecanismo de control de la temperatura. Esto nos puede llevar a una deshidratación si no ingerimos el suficiente líquido durante el entrenamiento. En caso de entrenar en un ambiente frío, el riesgo de lesión puede aumentar si nuestros músculos no han entrado en calor y son sometidos a un esfuerzo explosivo.
  • La falta de hidratación. Mucha gente se cree que al sudar quemamos grasas y adelgazamos. Esto es falso. La quema de grasas es a consecuencia del ejercicio, no del sudor. Lo que eliminamos a través de la sudoración son toxinas, pero también sales minerales y vitaminas. Es por ello que para evitar esta deshidratación que provocará un descenso en nuestro rendimiento tenemos que beber continuamente, cada poco tiempo, ligeros sorbos. Solo así podremos mantener una adecuada hidratación.
  • El consumo de alcohol. Por muy responsable, moderado y controlado que este sea, el alcohol nunca va a reportar beneficios a nuestra salud. Al tener un alto nivel calórico, este desplazará a los hidratos y grasas como principales fuentes de energía. Además, inhibe la producción de glucosa, lo que puede provocarnos una hipoglucemia. También es posible que se reduzca el glucógeno muscular y se disminuya la captación de glucosa intramuscular.

LOS PELIGROS DEL SOBREENTRENAMIENTO


Alcanzar una forma física óptima requiere de constancia en varios aspectos. Seguramente, el más importante y el que antes nos venga a la mente a todos es el del entrenamiento. Asimismo, si queremos ganar masa muscular, perder grasa, etc. La alimentación también es otro aspecto fundamental a tener en cuenta y que cuidamos. Sin embargo, el tercer elemento en discordia, igual de importante (o más) que los dos anteriores, y al que a veces no le prestamos tanto caso, es el descanso.

Y es que nuestro cuerpo necesita descansar tras una sesión de entrenamiento. Este periodo posterior es vital para recuperar las fibras musculares desgastadas tras una sesión deportiva. Por tanto, cuando nos referimos a descanso, no solo hablamos del descanso entre series o ejercicios, sino el descanso entre sesiones de entrenamiento. Si este no es lo suficientemente adecuado y amplio nos podrá provocar un efecto que no deseamos, el temido sobreentrenamiento.

La causa principal que nos lleva a esta situación es, evidentemente, un entrenamiento excesivo, por encima de nuestras posibilidades. Sin embargo, esto se puede dar también debido a llevar una mala hidratación o una alimentación desequilibrada. La mayoría de las veces es complicado diagnosticar un caso de sobreentrenamiento. Por eso, hay que estar atento a una serie de parámetros que nos podrán indicar si estamos ante esta situación o no. Entre estos, destacan la disminución en el rendimiento (de forma continua, no aislada o un bajón en un entrenamiento), el cansancio excesivo durante el día, dificultad para relajarse, aumento del pulso en reposo, músculos doloridos, aparición de lesiones relacionadas con la sobrecarga…

En muchas ocasiones se llega a esta situación porque el deportista sufre una obsesión con el entrenamiento y piensa que tiene que entrenar todos los días, de forma continua y a un alto ritmo, sin dejar que el cuerpo descanse y asimile el entrenamiento anterior.

El sobreentrenamiento no tiene un tratamiento concreto, sino que hay que ajustar todas las posibles desviaciones que se produzcan. En el caso de que haya alguna lesión muscular, entonces sí que es necesario tratar dicha lesión de modo correspondiente. Sin embargo, para recuperarse del sobreentrenamiento lo principal es el descanso. Es posible que la persona que sufra de este síndrome tenga que parar por completo o, casi por completo, de forma que no se fuerce al cuerpo y este pueda recuperar sus valores anteriores.

Además de ajustar el volumen de entrenamiento, también será necesario revisar las pautas alimentarias y ver qué deficiencias o carencias puede tener la persona afectada en cuanto a nutrientes básicos.

Por eso, para evitar todo esto, se recomiendo entrenar con cabeza, siempre bajo la supervisión de un entrenador profesional que sepa ajustar las cargas de entrenamiento en función a las capacidad del deportista y sus objetivos.

LA IMPORTANCIA DEL ENTRENADOR


La mayoría de nosotros estamos acostumbrados a hacer ejercicio por nuestra cuenta, siguiendo unos principios que es probable que hayamos leído en internet, en algún foro o medio especializado e, incluso, en literatura específica. Leer Más

¡PISA FUERTE EN CICLO INDOOR!


Los practicantes habituales de ciclo indoor os habréis fijado que los pedales de las bicicletas tienen dos caras: por un lado un calapié de toda la vida donde encajar la puntera de la deportiva y por otro una especie de pedal metálico. Asimismo, os habréis fijado que muchos compañeros y el monitor llevan zapatillas específicas, de ciclismo, para realizar esta actividad. Leer Más