Tagged as: temperatura

INTRODUCE RUTINAS DE HIIT EN TU ENTRENAMIENTO


Muchos de vosotros sabéis qué es el entrenamiento interválico y las series. Es un método ideal para preservar masa muscular y quemar grasas a través del aumento del gasto calórico. Para optimizar el rendimiento, lo ideal es combinarlo con el entrenamiento tipo LISS, es decir, el de cardio de baja intensidad pero de más duración. Sin embargo, hoy nos centraremos en el HIIT de carrera. Leer Más

APRENDE A CORRER CON CALOR


Aunque está costando, el buen tiempo parece que ya está aquí. Muchos somos los aficionados a completar nuestro entrenamiento de gimnasio con entrenamientos al aire libre de cardio, especialmente de carrera. Y ahora es la mejor época para ello. Sin embargo, el aumento de la temperatura supone que tenemos que tomar una serie de medidas para que esta no nos afecte negativamente.

  • Escoger rutas con sombras o zonas poco soleadas. Hoy en día, con un sencillo vistazo en Google Maps, podemos crearnos una ruta con estas características de forma previa y sin conocerlo. Esto es ideal para no recibir el sol directamente en la cabeza y en el cuerpo y así poder estar más frescos y rendir mejor.
  • Equipamiento adecuado. Hemos de buscar ropa (camiseta y pantalones) cómodos, transpirables. A ser posible de tejido técnico que permita evaporar el sudor lo más rápido posible y así no tener la sensación de mantener el sudor pegado al cuerpo y a la ropa. Esto nos evitará también coger un resfriado cuando paremos ya que no tendremos todo el sudor pegado a la piel.
  • Utiliza protector solar. Imprescindible. Siempre hemos de salir a la calle (no solo para entrenar) con protección tanto en la cara como en las partes del cuerpo que quedarán al descubierto como piernas, brazos u hombros.
  • No olvidarse de la hidratación. Tanto si es una salida larga como si no lo es, cuando las altas temperaturas aprietan es necesario mantenerse hidratado constantemente. Por eso, antes de salir a entrenar debemos ingerir líquido pero también cada cierto tiempo durante nuestro entrenamiento deberemos beber. Es importante que llevemos un cinturón de hidratación con un bidón o que, en el momento en el que planteemos la ruta, tengamos en cuenta la existencia de fuentes por la zona.
  • Evita salir a entrenar en las horas centrales del día. Estas horas son las más calurosas y en las que más radiación solar hay. Por eso, lo ideal es salir a primera hora o a última del día, cuando el sol está más bajo y las temperaturas suavizan.
  • Tras finalizar, no olvides reponer sales, líquidos y alimentos. La actividad deportiva con alta temperatura genera un aumento de la sudoración y, además de pérdida de grasas, toxinas y demás elementos, el cuerpo pierde agua y sales minerales. Por eso, tan pronto como terminemos hemos de beber mucho líquido (agua especialmente o bebidas recuperadores con sales) para que el cuerpo no se resienta. Una medida aproximada de la cantidad de agua que perdemos son las calorías. Por eso, por cada caloría quemada deberíamos ingerir, al menos, 1 ml de agua.

Una vez leídos y tenidos en cuenta estos consejos, ¡que el calor no os impida seguir mejorando y disfrutando del deporte!

FACTORES QUE AFECTAN A TU ENTRENAMIENTO


Muchas veces nos preguntamos por qué no estamos rindiendo a nuestro mejor nivel en los entrenamientos o por qué nos sentimos cansados. Hoy os vamos a contar qué factores influyen en el rendimiento, y ninguno de ellos está relacionado con la dieta y la alimentación.

  • Poco descanso. Una mala noche, una racha de poco sueño por motivos de trabajo, familares, etc. Todo ello va a limitar nuestro rendimiento porque el descanso es un pilar fundamental para rendir al 100%. La falta de descanso provoca que nuestro organismo no esté totalmente recuperado del día anterior, en el que seguramente hayamos trabajado, entrenado, llevado a cabo otras actividades cotidianas… Todo esto nos lleva a una alteración de la percepción del esfuerzo, ya que pensaremos que estamos realizando un ejercicio superior al que haríamos en condiciones normales.

 

  • Gripe y resfriados. Por supuesto, si estamos con fiebre es posible que directamente no podamos ni levantarnos de la cama si nuestra temperatura corporal es alto (más de 38º). En el caso de los resfriados, seguramente no nos limiten tanto en el rendimiento durante el esfuerzo físico sino que impedirán o limitarán el proceso de recuperación. Conviene recordar también que el ejercicio físico es una ayuda importante en la mejora de nuestro sistema inmunológico, y ayuda a prevenir infecciones y enfermedades.
  • La temperatura del gimnasio influye. Normalmente podemos encontrar dos ambientes distintos. En verano los aires acondicionados dominan las salas del gimnasio mientras que en invierno es la calefacción la que toma el mando. En este caso, el calor nos afecta aumentando nuestra temperatura corporal y, por ende, la sudoración como mecanismo de control de la temperatura. Esto nos puede llevar a una deshidratación si no ingerimos el suficiente líquido durante el entrenamiento. En caso de entrenar en un ambiente frío, el riesgo de lesión puede aumentar si nuestros músculos no han entrado en calor y son sometidos a un esfuerzo explosivo.
  • La falta de hidratación. Mucha gente se cree que al sudar quemamos grasas y adelgazamos. Esto es falso. La quema de grasas es a consecuencia del ejercicio, no del sudor. Lo que eliminamos a través de la sudoración son toxinas, pero también sales minerales y vitaminas. Es por ello que para evitar esta deshidratación que provocará un descenso en nuestro rendimiento tenemos que beber continuamente, cada poco tiempo, ligeros sorbos. Solo así podremos mantener una adecuada hidratación.
  • El consumo de alcohol. Por muy responsable, moderado y controlado que este sea, el alcohol nunca va a reportar beneficios a nuestra salud. Al tener un alto nivel calórico, este desplazará a los hidratos y grasas como principales fuentes de energía. Además, inhibe la producción de glucosa, lo que puede provocarnos una hipoglucemia. También es posible que se reduzca el glucógeno muscular y se disminuya la captación de glucosa intramuscular.

EL INVIERNO SE ACERCA… ¡NO PASES FRÍO!


Parece que ya por fin la estación más fría del año ha llegado para quedarse. Las temperaturas han bajado drásticamente y el frío es el protagonista principal. Por eso, en esta época del año mucha gente decide realizar todos sus entrenamientos a cubierto. Cambian las salidas de carrera por la cinta o la bici por las clases de Ciclo Indoor, siempre huyendo de las adversas condiciones atmosféricas. Sin embargo, no todo el mundo se resiste a dejar de realizar parte de su entrenamiento outdoor por eso hoy vamos a daros una serie de consejos para hacer que vuestros entrenamientos invernales sean lo más cómodos y llevaderos posible. Leer Más

EVITA LOS GOLPES DE CALOR


Evidentemente, la norma número 1 para evitar los temidos golpes de calor es no realizar ejercicio (al menos de carácter fuerte) en las horas centrales en un día extremadamente caluroso o en medio de una ola de calor. No obstante, nuestro post hoy va dirigido a aquellas situaciones en las que nos vemos obligados a correr a determinada hora y en determinadas condiciones como puede ser una carrera. Leer Más

SE ACERCA EL INVIERNO… Y TOCA SALIR A CORRER


Esta época del año nos plantea muchas dudas a los que nos gusta salir a correr. ¿Qué ropa me pongo? ¿Todas estas capas serán suficientes? ¿Llevo los guantes o los dejo en casa? ¿Térmica de manga larga o corta? Todas estas preguntas, y muchas más, es posible que os las formuléis algunos de vosotros cuando salís a correr en invierno. Leer Más